La Familia Jenkins de Landa notificó al Gobierno de México que busca una indemnización, pues lo acusan de ejercer una “campaña de represalias” en su contra, y por ello buscan la reparación del daño.

De acuerdo a Proceso, se entregó un documento a la Dirección General de Consultoría Jurídica de Comercio Internacional de la Secretaría de Economía, en el que las fundaciones Mary Street Jenkins y la de las Américas de Puebla (FUDLAP) dicen ser víctimas de una persecución por parte de autoridades federales y estatales.

Lo anterior, debido a que sostienen que la toma del campus de la Universidad de las Américas Puebla (UDLAP) no es correcta y les ha causado pérdidas económicas, y de otros tipos, por eso piden al Gobierno de México que se sometan a un arbitraje internacional.

Toma UDLAP
(Foto: Omar Contreras)

En tanto, el proceso legal continúa y se emitió un fallo por parte del Segundo Tribunal Colegiado en Materia Civil del Estado de Puebla, que la familia Jenkins de Landa aseguró que era a su favor para poder retomar el poder de la universidad; sin embargo, el actual patronato asegura que el fallo fue rechazado.

El Segundo Tribunal Colegiado en Materia Civil del Estado de Puebla declaró improcedente una queja que presentó la Junta para el Cuidado de las Instituciones de Asistencia Privada del Estado de Puebla, pues precisamente el juez de amparo no suspendió los actos de la Junta", informó en un comunicado.

Mientras que el antiguo patronato sostiene que la decisión significa que la suspensión de amparo que obliga a la devolución de "las instalaciones invadidas desde el pasado 29 de junio".

Lee también: El “pleito institucional” de los Jenkins que tomó la UDLAP

Por otra parte, está la postura de las autoridades, específicamente Miguel Barbosa, gobernador de Puebla, declaró que no se reunirá con el nuevo patronato y tampoco con la familia Jenkins, debido a que ambas partes están en litigio.

Los jueces tienen que decir la ley, es decir, tienen que haber resoluciones para que resuelvan los litigios que están ahí en curso", comentó en conferencia de prensa.

Cabe recordar que, el 29 de junio de 2021, elementos de la policía estatal y auxiliar de Puebla tomaron las instalaciones de la UDLAP, tras una orden judicial para que un nuevo patronato se instalara, alegando que los miembros del actual, integrado por los Jenkins de Landa, cuentan con órdenes de aprehensión por lavado de dinero.

__

POB/KPM