Uno de los elementos más importantes en cuanto a seguridad automotriz se refiere es el sistema de frenos de un vehículo. Los frenos son los encargados de disminuir y anular progresivamente la velocidad del vehículo en movimiento.

En su conjunto, los frenos nos permiten inmovilizar el automóvil incluso cuando está estacionado. Por este motivo el mantenimiento y cuidado de los mismos es un aspecto fundamental que se debe tener en cuenta.

Tipos de freno y funcionamiento

Normalmente un sistema de frenos en perfectas condiciones debería funcionar sin problemas por un largo periodo de tiempo, sin embargo, debemos recordar que los frenos funcionan a través de un mecanismo de fricción. Cada vez que frenamos del auto desgasta gradualmente los discos y las pastillas de freno (balatas).

Te puede interesar: Organismos de seguridad recomiendan no comprar estos coches en México

Los sistemas de frenado más comunes en un automóvil son:

Tambor

Se dejó de fabricar en los años 70 para darle paso a los frenos de disco. Consta de un tambor giratorio en el lado interno de la rueda, que ejerce presión en una superficie dura al momento del frenado, ocasionando que el auto disminuya su velocidad. Su mantenimiento es mucho más económico que los de disco.

Disco

Un disco móvil que gira al mismo tiempo que la rueda, este gira y roza la superficie de unas pastillas sometidas a fricción. Estas pastillas son las que se aplican contra la superficie del disco para generar la fuerza de frenado. Este es el sistema de frenos más común actualmente.

Mano

Este freno ubicado en las ruedas posteriores consta de una palanca que inmoviliza el auto cuando se encuentra estacionado.

Volkswagen Golf 1991
(Foto: Juan Carlos Sánchez/Express Media)

Consejos para el buen mantenimiento de los frenos

  • Lo más importante es realizar el mantenimiento de los frenos de manera periódica.
  • Al momento de conducir, el líquido de los frenos debe encontrarse en niveles óptimos.
  • Debido a su consumo constante, los fabricantes recomiendan cambiarlo cada dos años.
  • El estado de las pastillas también es importante y deben revisarse por lo menos cada 15 mil kilómetros de trayecto.
  • Anticipar las frenadas y no hacerlo bruscamente. Los frenos sufrirán menos desgaste al frenar con anticipación.
  • El desgaste de las pastillas de freno delanteras se puede observar en su grosor. Su medida de contacto con los discos determinará el nivel de consumo. Lo mismo ocurre con los discos, si su grosor mínimo predeterminado disminuye, es momento de cambiarlo.
  • Evitar presionar constantemente el freno en bajadas pronunciadas y prolongadas. Si la persona posee un auto de caja manual, puede utilizar la misma para reducir gradualmente la velocidad. En caso de los autos automáticos, el conductor puede presionar paulatinamente el freno a modo de generar frenadas cortas y suaves.

¿Cómo detectar fallas en el sistema de frenado?

  • Presencia de chillidos o sonidos extraños durante la frenada
  • Irregularidades en el pedal del freno. Baja demasiado o presenta resistencia
  • Señales en el tablero de sobrecalentamiento
  • Presencia de vibraciones al frenar
  • Es importante acudir al taller mecánico al momento de percibir alguna falla en el sistema de frenos
  • Cuidar de los frenos es una de las medidas básicas para prevenir un accidente.

 

--
POB/RPC