En México se va a garantizar que las mujeres puedan amamantar a sus bebés en espacios públicos, debido a que así lo dispuso el Senado de la República, pues aunque no estaba prohibido, la Ley no indicaba que debían existir condiciones a favor de ello y ahora sí es así.

De acuerdo a Olga Sánchez Cordero, presidenta del Senado de la República, con esto buscan garantizar el derecho a la salud de las mujeres que están en proceso de lactancia, por lo que el dictamen se aprobó por unanimidad y fue enviado a la presidencia de la República para ser publicado en el Diario Oficial de la Federación (DOF) y entrar en vigor.

Antes de esta decisión, no estaba prohibido que las madres amamantaran a sus hijas o hijos en espacios públicos, pero tampoco era un derecho garantizado en la Ley, por lo que se tomó en cuenta para evitar la discriminación e incluso restricciones que algunas personas suelen poner.

En busca de una lactancia plena y libre, a ninguna mujer se le podrá prohibir amamantar a su bebé en espacios públicos. Por ello, se adiciona una fracción al artículo 9 de la Ley Federal para Prevenir y Eliminar la Discriminación, a fin de proteger el derecho a la salud de las mujeres que están en un proceso de lactancia, y que indicará que: “No habrá prohibición, restricciones o limitación alguna para amamantar en cualquier lugar”.

Te puede interesar: Lactancia materna: un bien para bebés, madres y sociedad

El dictamen se destaca que amamantar en espacios públicos ha sido un acto estigmatizado a lo largo de la historia, que atenta contra la dignidad de las mujeres y vulnera los derechos de los infantes a una alimentación nutritiva, suficiente y de calidad.

Lactancia, un bien común

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), con la lactancia los bebés se ven beneficiados no solo porque se nutren debidamente, sino porque esto ayuda a prevenir infecciones gastrointestinales y respiratorias, obesidad, diabetes, leucemia, alergias, cáncer infantil, hipertensión y colesterol alto. Incluso en estos tiempos, la COVID-19.

Mientras que para las madres representa una ayuda para su recuperación física, por ejemplo, disminuye el riesgo de hemorragia después del nacimiento y reduce el riesgo de depresión post- parto. A largo plazo contribuye a disminuir las probabilidades de desarrollar cáncer de ovario, cáncer de mama, diabetes tipo II, hipertensión, ataques cardíacos, anemia y osteoporosis.

Pero, la sociedad también recibe beneficios ya que disminuye costos para atender todas esas enfermedades mencionadas. Al menos en México se estima que el costo asociado a la salud de la niña o el niño por una mala práctica de lactancia materna va de 745.6 millones a dos mil 416.5 millones anuales.

Aunado a ello, ayuda al cuidado del medio ambiente, puesto que no se producen desechos contaminantes por publicidad, envasado y transporte, como la leche de fórmula.

 

__

POB/KPM