Si ahorrar es un hábito difícil de crear para las personas que tienen un sueldo fijo, el no tener un "trabajo formal" o ser freelance, puede generar mayor problema a la hora de ahorrar, pues no se percibe dinero o la misma cantidad de forma regular, lo que crea incertidumbre.

Cuando una persona se jubila, depende de una pensión pero, en el caso de los millennials o generaciones adelante, necesitarán haber tenido una cuenta de ahorro para el retiro, pues ya no tendrán una pensión asegurada como la de los papás o abuelos.

Ahorrar es un hábito que se debe fomentar desde la infancia y aplicarlo lo más temprano en la vida posible para poder destinarlo, cuando sea el caso, a diferentes propósitos; uno de ellos, el retiro.

Es por eso que, ahorrar es algo importante y se debe hacer desde ya, pues entre más tiempo se tenga para acumular dinero, será más fácil llegar a una meta, comenta en entrevista con Poblanerías.com, Manuel Nava, asesor financiero.

¿Por qué debo ahorrar para el retiro?

De acuerdo con la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (CONSAR) solo uno de cada cinco millennials ven el ahorro como un mecanismo para mejorar su retiro. El resto lo ve para enfrentar una emergencia o comprar un inmueble.

Tomando en cuenta que la jubilación promedio es entre los 60 y 65 años, y la esperanza de vida en México es de entre 75 a 80 años; los ahorros del fondo de retiro deberá ser un monto de 3 millones de pesos para recibir alrededor de 16 mil pesos mensuales durante 15 años (180 meses).

Sin embargo, no solo se trata de ahorrar, sino de invertir en el retiro, ya que, si solo lo guardas (en una cuenta de banco, el colchón, en una caja fuerte, etc.) el dinero se devalúa año con año por la inflación y deja de valer lo mismo.

Ahorro
(Foto: Skitterphoto / Pixabay)

¿Cómo ahorrar sin sueldo fijo?

El ahorro y la organización de nuestras finanzas deben estar en la mentalidad de las personas como una disciplina. Lo que Manuel Nava recomienda ante tener "ingresos inestables" o no tener dinero de forma fija es crear un presupuesto anual, no mensual.

Es complicado poder prever lo que pase en un año, pero el presupuesto debe tener capas, partiendo de las cosas indispensables como comida, renta, servicios, etc. De tal manera que se pueda contemplar ¿Cuánto es lo mínimo que hay que ganar (al año) para sobrevivir?, explica.

Partiendo de ahí, se deben agregar capas sobre otro tipo de conceptos o gastos, como pequeñas salidas, emergencias, vacaciones y un monto para el ahorro del retiro.

Te puede interesar: Cinco planes para ahorra (y no morir en el intento)

Donde debes establecer cantidades mínimas (pero sí contemplarlas) para cada una de ellas. Y, en caso de no tener, crear una cuenta aparte de donde recibes el dinero de tus pagos, para meter el de los ahorros o los extras.

Los bancos recomiendan dividir en dinero en 50% de gastos fijos, 30% de gastos prescindibles y 20% en ahorros generales. Manuel Nava aconseja aportar "lo que puedas" al ahorro para el retiro, pues, al final, siempre va a sumar.

Opciones para invertir en el retiro

Manuel Nava explica que existen tres opciones para invertir en el retiro, con el fin de optimizar el dinero, que incremente y que no se devalúe con los años.

1.Aportar a su afore. Si en algún momento el usuario tuvo un trabajo formal con prestaciones, tienen un afore (IMSSS o ISSSTE). No importa que haya sido hace tiempo o haya poco dinero porque, aún así, sigue vigente.

Lo que se puede hacer es hacer aportaciones voluntarias que, en ningún momento serán requeridas u obligatorias para el ahora trabajador sin sueldo fijo. Pero será responsabilidad del mismo hacer crecer el dinero de la cuenta, hasta que vuelva a un "trabajo formal".

Te puede interesar: Guía básica para elegir la afore

La ventaja de las afores es que tienen un modelo donde la estrategia de inversión donde se mete el dinero de las personas, está diseñada para que, conforme las personas vayan envejeciendo, esta vaya cambiando a su favor, agrega.

El usuario no debe preocuparse con las decisiones que se toman para invertir el dinero, pues las está tomando la entidad financiera especializada en el manejo de recursos.

2. Contratar una aseguradora. Estas tienen planes personales y están etiquetadas ante el SAT como cuentas especiales para el retiro.

En este caso, te hacen un plan de acuerdo a tu edad y a tu perfil de vida y establecen un monto meta, que será el que se te podrá dar al realizar tu jubilación.

Esta suma dependerá de las aportaciones mensuales que se establezcan para ti y ellas tendrán un rendimiento para establecer cuándo pueda crecer tu dinero.

Con estrategias de inversión, algunas aseguradoras te darán la oportunidad de elegir en qué quieres que se empleé el dinero y los riesgos que pueda implicar. Asimismo, con algunas podrás sacar dinero en caso de emergencia, pero con alguna penalización.

3.Con entidades financieras reguladas: Lugares financieros especializados como casas de bolsa, administradora de bolsa, asesores en inversiones.

Que sean entidades financieras reguladas que te permiten hacer algo parecido para lo de las aseguradas, pero con más control de cómo y dónde se mete tu dinero. Aunque, también puede haber más riesgos a la hora de invertir.

Estas, como las anteriores deberán entregarte estados de cuenta e informes de cómo acumulas recursos y cómo se van invirtiendo dentro de una cierta estrategia. Además, puedes sacar tu dinero con un poco más de flexibilidad.

Manuel Nava recomienda tener cuidado con empresas o intermediarios que prometen rendimientos muy por encima o por debajo de la media que se ofrece en el mercado.

Se debe tener claro a quién se le da el dinero, cómo se generan los rendimientos prometidos y los riesgos de que el dinero se pierda o la entidad desaparezca. Siempre hay que buscar invertir a través de entidades reguladas.

 

__

POB/PCL