El estado de Puebla es primer lugar nacional en ataques con ácido contra mujeres, junto a la Ciudad de México y el Estado de México, pues cada uno suma seis casos en las últimas dos décadas, informó la Fundación Carmen Sánchez.

En entrevista con Poblanerías.com, Ximena Canseco, historiadora y activista en la Fundación Carmen Sánchez —la primera ONG en México que apoya a víctimas de este tipo de agresiones—, comentó que en 20 años, la Fundación ha ubicado a 28 mujeres atacadas con ácido, de ellas 22 sobrevivieron.

Señaló que, actualmente, en México no existen cifras oficiales sobre el número de ataques contra mujeres utilizando este tipo de sustancias.

Al momento del ataque, dijo, la mayoría de las víctimas tenían entre 20 y 30 años; en 85% de los casos, el autor intelectual fue un hombre con quienes tenían o tuvieron una relación sentimental.

Otras cifras sobre este delito indican que, en el 90% de los casos, los ataques van dirigidos al rostro y se realizan en la vía pública. Solo en cuatro casos las mujeres fueron atacadas en su casa.

Pero este delito no es cometido por solo una persona. En más del 30% de los casos hubo la participación de dos o más personas, que fungieron como actores materiales o intelectuales, dijo.

Es un tipo especifico de violencia feminicida. Tiene como finalidad atentar contra la vida, la libertad, la dignidad de las mujeres. (…) Todas las mujeres hablan de violencia previa al ataque con ácido”, dice Ximena Canseco.

Es así que los ataques con ácido son un tipo de violencia feminicida, debido a la “letalidad de la sustancia” que provoca lesiones y daños desde el primer contacto con la piel; así como la inexistencia de modelos de atención especializadas para atender los daños y medidas de protección para víctimas.

Lee también: Un año del feminicidio de Susana: sin justicia y en abandono

Ximena Canseco señala el alto costo de las sobrevivientes, que abarca lo físico, lo emocional, lo psicosocial y lo económico.

Prácticamente todas perdieron el empleo después del ataque con ácido, y algunas se sostienen con donativos solidarios, que también podemos conseguir desde la fundación. (…) No solo hablamos de lesiones físicas”, explica.

¿Cuál es la situación de los ataques con ácido en Puebla?

Los ataques con ácido están tipificados en tres códigos penales de México como un delito autónomo y en otros cinco estados –incluido Puebla– está contemplado como agravante de lesiones.

Para Ximena Canseco, la conducta de aventar ácido deben ser tipificadas pues, por ahora, las carpetas de investigación se abren por “lesiones simples, cuando han sido feminicidios en grado de tentativa”.

En entrevista con Poblanerías, Rocío García Olmedo, ex legisladora del Congreso de Puebla e impulsora de una ley que castigue los ataques con ácido, explicó que en el estado se decidió legislar al respecto al observar la frecuencia en este tipo de delitos.

En 2019, estábamos observando que estaban siendo ya muy frecuentes estos delitos que se están ejerciendo contra las mujeres, cuando no tienen el deseo de asesinarlas, pero que sí, evidentemente, pretenden dañar a las mujeres... dejarlas marcadas por el resto de su vida o dañarlas en su salud”, explica.

Para eso se reformó el Artículo 309 del Código Penal del Estado de Puebla, con el propósito de tipificar conductas de violencia contra las mujeres. Así, las lesiones con ácido podrían aumentar la sanción, una tercera parte, la pena máxima por lesiones, que es de dos años.

Ataques con ácido
(Imagen: Karen Mojica)

Rocío García Olmedo añade que, cuando una mujer es víctima de este delito en Puebla, tiene que saber principalmente que:

  1.  Hay que denunciar y señalar al agresor. Esto se hace en automático cuando acude a recibir atención a un hospital, pues este tiene que avisar al Ministerio Público, quien acude a tomar la declaración.
  2.  Generar todos los elementos de la Carpeta de Investigación, que "le permitan enriquecer la investigación, en contra de la persona que la haya violentado".
  3. Que en Puebla es un delito el ataque con ácido, dentro de un nuevo catálogo de delitos contra las mujeres que se ha ido construyendo a lo largo de los años.
  4.  Hay organizaciones civiles que pueden ayudar a hacer acompañamiento si se es víctima, las cuales brindan atención psicológica, asesoría jurídica, entre otros.
    Tal es el caso de:
    Red de Mujeres en Plural, a la que pertenece, a nivel nacional.
    – Fundación Carmen Sánchez, a nivel nacional.
    – Centro de Análisis, Formación e Iniciativa Social A.C. (Cafis), en Puebla.
    – Red por los Derechos Sexuales y Reproductivos en México (Ddeser), en Puebla.

Esmeralda Millán permanece luchando por justicia

En Puebla, Esmeralda Millán fue víctima de ataque de ácido en 2018. Tenía 23 años. El responsable: Fidel N su ex pareja y padre de sus hijos quien está acusado por tentativa de feminicidio.

Esmeralda fue atacada luego de que se negara en varias ocasiones a continuar con la relación sentimental.

Una mañana, al salir de su casa –acompañada de su mamá– en Misiones de San Francisco notó que tres hombres comenzaron a seguirlas, luego apareció uno más. Uno de ellos fue quien le aventó el ácido en el rostro, incluso al forcejear con ella le salpicó un poco a él mismo en el rostro; lo pudo identificar, pese a que traía cubierta la cara, fue Fidel.

El ácido no solo le afectó la cara, también en cuello, brazos, manos e incluso garganta y el esófago; esto último, debido a que ingirió un poco del ácido.

Te puede interesar: Violencia intrafamiliar: cómo denunciar en Puebla

A casi tres años del ataque, Fidel N aún no es sentenciado, pues ha cambiado de abogado en distintas ocasiones y eso ha atrasado las audiencias, además que la pandemia detuvo los juzgados durante algunos meses.

Esmeralda señala que su agresor se ha declarado inocente y lo sigue sosteniendo, pese a que también tuvo quemaduras por ácido. Su argumento es que, a la misma hora, él también fue atacado por dos personas a bordo de una motocicleta.

De los cuatro atacantes, él es el único que está detenido.

Desde la Fundación Carmen Sánchez le han apoyado con acompañamientos; sin embargo, ante cirugías y cuestiones legales, no puede tener un empleo fijo, por lo que se apoya con donaciones que las personas le pueden hacer llegar a la siguiente cuenta:

Titular de la cuenta: Esmeralda Millán
Banco: Azteca
Número de Tarjeta: 4027 6641 8522 1102

 

--
POB/LFJ