Denunciamos y Pemex nos tiró a locos: vecinos de Xochimehuacan

Vecinos de San Pablo Xochimehuacan aseguran haber reportado los asentamientos irregulares donde se suscitó la explosión y autoridades fueron omisas.

“¡Salgan, salgan! que hay una fuga de gas” fue lo que escuchó María Isabel, vecina de San Pablo Xochimehuacan la madrugada del domingo 31 de octubre. Rápido, se levantó y corrió hacia la puerta.

Junto a sus hijos y yerno tomó lo que pudo y salió a la calle. Al abrir la puerta, una espesa nube de gas la sorprendió. De inmediato, la familia salió de la casa con rumbo al cerro, buscando un punto lo más alejado.

Caminaron más de media hora, hasta llegar al bachiller de San Pablo. Ahí escucharon la primera explosión. “Yo empecé a gritar, a llorar, a pedirle a Dios que no nos pasara nada, que no nos alcanzara la explosión”, cuenta.

Explosión Xochimehuacan, Puebla
Viviendas de la calle Industria fueron de las más afectadas. (Foto: Juan Carlos Sánchez/Express Media)

Al igual que ella, su hermana Reina contó a Poblanerías.com que el estruendo fue tan fuerte que la gente comenzó a correr y llorar.

Cuando ocurrió la segunda explosión se va la luz y vemos la flama que se va hasta arriba. Nosotros ya estábamos en el cerro y lo único que hicimos fue abrazarnos y que sea lo que Dios quiera”.

Ahora, la familia regresó a casa para hacer el recuento de daños que dejó la explosión por una toma clandestina de Gas LP; tomar algunas otras pertenencias y refugiarse en casa de otros familiares.

Las hermanas son vecinas de la calle Privada Libertad, a menos de 300 metros de donde se suscitó la explosión.

Explosión Xochimehuacan, Puebla
Pertenencias de la familia de María Isabel fueron sacadas a la calle debido a que su casa presenta daños estructurales. (Foto: Juan Carlos Sánchez/Express Media)

Ambas relatan que fue la red de ayuda de los propios vecinos la que pudo salvar vidas aquella madrugada, pues todos se organizaron para despertar a los más posibles.

Este alertamiento entre los mismos colonos ayudó a que más pudieran despertarse y salir de sus casas.

Explosión Xochimehuacan, Puebla
En una de las viviendas, la explosión causó el desplome de techos. (Foto: Juan Carlos Sánchez/Express Media)

Como fue el caso de Daniel quien salió con su esposa, hijas, hermana, sobrinas y cuñado hacia San Pablo del Monte.

Pensamos que había sido la gasera. Cuando nosotros salimos, el gas ya llegaba hasta la mitad de la calle. Nos dio tiempo de salir y poder evacuar, porque estaban diciendo que las autoridades habían pasado a evacuar y eso no fue así. Nosotros, por nuestro medio, fue que nos dimos cuenta”.

Ahora, cinco días después de la tragedia, buscan explicaciones que la causó.

Asentamientos y denuncias

“Hoy las consecuencias son muy graves. Yo lo único que pido es que de veras se haga justicia. Y que las personas que hayan hecho esto, que paguen”, comenta Reina mientras enseña los daños que sufrió su casa.

Explosión Xochimehuacan, Puebla
Reina muestra los daños ocasionados por la onda expansiva generada de la explosión. (Foto: Juan Carlos Sánchez/Express Media)

Relata que, desde hace un año –aproximadamente– personas comenzaron a apropiarse predios de forma irregular en la zona de Avenida Ferrocarril, paralela a las vías del tren.

En esos terrenos, llenos de postes que advierten “No Excavar”, “No construir”, “Peligro, ductos de alta presión sobre la tierra”, comenzaron a “bardear” rápidamente.

Pemex pasaba constantemente pero no sé como le hicieron, que nunca se dieron cuenta. Sabiendo que las casas todas, todas, estaban sobre los ductos. Una vecina de la vía [lugar cercano a la explosión] dice que ella denunció al 911 y nunca le hicieron caso”.

Lo mismo comenta Daniel, quien refirió que la calle de las vías se había convertido en una zona peligrosa, pues constantemente asaltaban y la gente prefería evitar el paso por las noches.

Explosión Xochimehuacan, Puebla
Vecinos cruzan las vías del tren para sacar sus pertenencias, ante riesgo de colapso de sus viviendas. (Foto: Juan Carlos Sánchez/Express Media)

Asegura que varias veces denunciaron la situación, hasta que por fin vieron que una patrulla estaba de forma constante ahí. Sin embargo, no era por los asaltos, sino que su presencia era para evitar el robo al tren.

Ya tiene más o menos un año cuando empezó todo eso [hablando de robos] habíamos reportado los asaltos que se hacían, pero como siempre veíamos una patrulla ahí, pensamos que había sido por eso. Ya después nos dijeron que era por lo del tren [para no ser saqueado]”.

Más vecinas aseguran haber reportado a Pemex sobre algunos comportamientos extraños en Avenida Ferrocarril, pues sabían sobre otros vecinos que estaban relacionados con quienes hacían la ordeña de ductos. Sin embargo, estos reportes no fueron tomados en cuenta.

Cuando pasaban las camionetas de Pemex, nosotros reportábamos '¿sabe qué? hay rumores de esto' [refiriéndose a las tomas clandestinas] y Pemex no nos tomaba en cuenta o nos tiraba a locos”.
El tren pasa a un costado de la Avenida Ferrocarril, donde hay viviendas. (Foto: Juan Carlos Sánchez/Express Media)

Los vecinos han identificado a “El Callo” como uno de los cómplices del robo de gas. Para ellos, este hombre, que vive a solo unos metros de las vías de tren, controlaba y vigilaba la ordeña a los ductos.

Hoy las consecuencias son muy graves. Yo lo único que pido es que de veras se haga justicia. Y que las personas que hayan hecho esto, que paguen, porque no es justo que porque alguien quiera llenarse los bolsillos, por unos cuantos pesos, se acabe con tanta gente, comenta Reina.

Otro de los señalados es “El Güero”, quien, según relatos de vecinos de la Privada Libertad, alertó que la nube de gas había sido provocada por una toma clandestina.

El vecino [refiriéndose a El Güero] dijo: esto ya valió madres, vámonos porque estos pendejos ya picaron una fuga. Y ¿cómo sabía? él arrancó su coche y se fue. Nosotros salimos y, los que pudimos, avisamos”.

Los mismos vecinos recuerdan que, hace unos años, Pemex selló tomas clandestinas que se encontraron cerca de las vías. Eso, dijeron, les había dado la tranquilidad de pensar que ya no había más.

Explosión Xochimehuacan, Puebla
Las casas que presentan mayor daño estructural fueron demolidas. (Foto: Juan Carlos Sánchez/Express Media)
Personas pudieron sacar algunas pertenencias, antes del derrumbe. (Foto: Juan Carlos Sánchez/Express Media)

Sin embargo, nunca imaginaron que, dentro de los asentamientos irregulares, pudiera estarse construyendo una bomba de tiempo.

No es posible que hoy nos digan que a lo mejor nosotros somos cómplices, cuando nosotros no sabíamos. Cuando nosotros ni siquiera nos habíamos dado cuenta que había una fuga de gas, una toma clandestina”.

 

 

--
POB/LFJ