La nueva variante del virus SARS-CoV-2, B.1.1.529, denominada Ómicron; fue notificada por primera vez a la Organización Mundial de la Salud (OMS) el 24 de noviembre de 2021 desde Sudáfrica y clasificada como variante de preocupación (VOC, por sus siglas en inglés) por la misma institución.

Se han detectado la mayoría de casos en Sudáfrica, pero también en otros países del mundo como Austria, Bélgica, Alemania, Portugal, Australia, Israel, Botsuana, entre otros.

Recientemente (hoy, lunes 29 de noviembre) se confirmaron casos en el continente americano, cuando Canadá anunció dos pacientes con la variante, procedentes de Nigeria.

Actualización al 29 de noviembre...

De acuerdo con la última actualización de esta variable, publicada por la OMS el domingo 28 de noviembre y presentada en conferencia de prensa el lunes 29 de noviembre, asegura que investigadores de Sudáfrica y de todo el mundo están realizando estudios para comprender mejor los aspectos del Ómicron.

1. Transmisión. Actualmente no está claro si esta variante se transmite más fácilmente de persona a persona; a comparación de otras variaciones.

2. Gravedad. Tampoco se sabe si puede ser más grave que las otras variantes; hasta el momento, los pacientes han presentado síntomas leves.

De acuerdo con la OMS, los datos preliminares sugieren que la tasa de hospitalización en Sudáfrica ha subido; sin embargo, puede deberse solo al aumento total de personas infectadas, y no asociado con el Ómicron.

3. Mayor riesgo. La OMS explica que, la evidencia preliminar sugiere que las personas que ya han tenido COVID-19, son más propensas a reinfectarse, pero con la variante Ómicron.

4. Vacunas. Los investigadores están trabajando para comprender el impacto potencial de la variante, sin embargo, todos aseguran que las vacunas siguen siendo eficaces contra cualquier variación del SARS-CoV-2, ante la prevención de síntomas graves o la muerte.

5. Pruebas PCR. Son las más utilizadas y siguen detectando la enfermedad ante cualquier variante, incluyendo el Ómicron. Aunque, se está investigando si existe algún impacto en otro tipo de pruebas, como la de detección rápida de antígenos.

Acciones recomendadas por la OMS

La OMS recomienda a los países a mejorar la vigilancia y seguimiento de los nuevos casos o los activos, compartiendo "secuencias de genomas" en las bases de datos disponibles públicamente, así como notificar casos iniciales.

Se deben continuar implementando las medidas efectivas de salud pública, aumentar las capacidades médicas y de salud para estar preparados ante un incremento de casos. Así como garantizar la vacunación a todos los sectores de la población.

Para los usuarios, recomendaron seguir usando el cubrebocas, mantener, al menos, un metro de distancia con los demás, no estar en lugares mal ventilados ni asistir a eventos masivos, y mantener las manos limpias, y el estornudo de etiqueta.

 

__

POB/PCL