La Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) informó que lanzó una alerta sanitaria, en conjunto con la Comisión Nacional contra las Adicciones (Conadic), por el uso de los vapeadores o cigarros electrónicos, porque encontraron que provocan graves daños a la salud.

De acuerdo a Cofepris, los denominados vapeadores en todas sus modalidades son altamente adictivos, y su daño se debe a que contienen niveles importantes de metales como cadmio, níquel, plomo, entre otros, los cuales representan un riesgo a la salud, como:

  • Daños respiratorios por la inflamación del tejido pulmonar, causando padecimientos como la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), asma y cáncer.
  • Daños cardiovasculares por los cambios en la circulación sanguínea, los cuales pueden causar arterioesclerosis e infartos al corazón.
  • Daños mutagénicos que aumentan el riesgo de cáncer y alteraciones a nivel reproductivo, como disfunción eréctil.

Informa que estos productos emergentes son distinguidos popularmente en dos categorías: los cigarros electrónicos (E-cig), también conocidos como vaporizadores, y los productos de tabaco calentado. Todos estos, dañinos para la salud, por sus derivados d compuestos carcinógenos, sustancias tóxicas y emisiones en forma de aerosol.

Un cartucho que contiene 5% de sal de nicotina es equivalente a entre uno y tres paquetes de cigarrillos. Estas altas concentraciones de nicotina tienen efectos adversos en el desarrollo del cerebro”, informa.

Lee también: ¿Vapear causa el mismo daño que un cigarro “convencional”?

Mediante una revisión técnica y científica por parte de personal especializado de Conadic y Cofepris, con base en la evidencia científica, consideraron que “el impacto nocivo del uso de este tipo de productos en la salud pulmonar es alarmante”, además que la exposición a sus aerosoles disminuye la capacidad de las personas en la respuesta inmunológica a infecciones respiratorias.

Ningún vapeador o calentador de tabaco cuenta con autorización sanitaria por parte de Cofepris, ni reconocimiento por parte de la Secretaría de Salud como productos de riesgo reducido o alternativo”, aclara.

Asimismo, ambas comisiones, informan que el consumo de este producto no ayuda al control de la epidemia de tabaquismo, puesto que “perpetúa la adicción a la nicotina”, por ello consideran que eso provoca que sea menos probable que una persona abandone el tabaco.

Aunado a lo anterior, ponen a disposición personal especializado en psicología y medicina a través de los Centros de Atención Primaria a las Adicciones, Centros de Integración Juvenil A.C., Centros de Salud Mental Comunitarios, Centros Integrales de Salud Mental y llamando a la Línea de la Vida al 800 911 2000.

__

POB/KPM