Investigadores de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP) se encuentran desarrollando un proyecto para aprovechar subproductos de frutas y verduras como las cáscaras, orujos y semillas.

Dentro de esta investigación, lograron utilizar la cáscara de tuna roja para fortificar con vitaminas, minerales, fibra y antioxidantes en el yogurt.

De acuerdo con Paola Hernández Carranza investigadora de la Facultad de Ciencias Químicas e integrante del proyecto explicó los beneficios encontrados en el yogurt:

Descubrimos que los compuestos bioactivos y la capacidad antioxidante se incrementan después de este proceso, lo cual puede deberse a la acción de enzimas y a las condiciones ácidas en la fase gástrica, lo que fragmenta algunos de estos compuestos y los libera haciéndolos más biodisponibles para el organismo”.

Para lograr este beneficio, se secaron y pulverizaron la cáscara y su mucílago para agregarlo al yogurt natural. Al agregar este polvo, el yogurt toma una tonalidad rosa, pareciendo yogurt de sabor.

Te puede interesar: Investigadores BUAP consiguen eliminar 90% de colorantes textiles de aguas residuales

Para asegurar la calidad del producto, se realizaron ensayos in vitro para evaluar el comportamiento de los compuestos bioactivos y la seguridad del alimento.

Este es uno de los procesos que están realizando para aprovechar sustentablemente desechos agrícolas y utilizar la mayor cantidad de nutrientes que generan.

De acuerdo con la doctora Hernández Carranza, este producto ofrecerá una mejora gastrointestinal, mejor digestión y mayor aporte vitamínico para quien lo consuma.

El equipo investigador está conformado por los doctores Paola Hernández Carranza, Carlos Ochoa Velasco y Raúl Ávila Sosa, de la Facultad de Ciencias Químicas. Así como Héctor Ruiz Espinosa e Irving Ruiz López, de la Facultad de Ingeniería Química. Asimismo, participan estudiantes de las licenciaturas de Ciencias Químicas, Ingeniería de Alimentos y Biotecnología.

--
POB/RPC