Ante el cumplimiento en el trabajo, las labores del hogar y el cuidado de los hijos, el 54% de las mujeres líderes en sus centros de trabajo reportan estar exhaustas por tratar de cumplir en los tres sitios.

De acuerdo al estudio Women in the Workplace, hecho por McKinsey & Company, una consultora estratégica global, este factor junto a la brecha de género en la promoción laboral provoca que las mujeres no tengan las mismas oportunidades que los hombres de estar en puestos directivos.

El estudio señala que, por cada 100 hombres promovidos o contratados en su primera posición de liderazgo, solo hay 72 mujeres con la misma oportunidad. Cerrar la brecha, representaría colocar a un millón de mujeres en puestos directivos entre 2022 y 2027, refiere.

Durante la pandemia por COVID-19 la brecha aumentó, porque hubo un menor porcentaje de mujeres en puestos de liderazgo en el trabajo, ante las labores que aumentaron en el hogar, según revela el estudio.

Tienen más del doble de probabilidades que los padres de preocuparse que su desempeño sea juzgado negativamente por sus responsabilidades de cuidado”, especifica.

Aunado a lo anterior, encontró que el 17% de las madres que trabajan, han pensado en reducir sus horas en los centros laborales o cambiarse a otros sito con menos demanda de tiempo, ante el cuidado y responsabilidad con sus hijos. Cifra que se contrapone al 9% de hombres que se han visto en dicha situación.

Existen también puestos de liderazgo que tienen mujeres dentro de espacios con solo hombres, al ser las únicas en sus zonas de trabajo se sienten presionadas por estar siempre disponibles durante el tiempo de pandemia, e incluso buscan dar pruebas extras que demuestren que sí son competentes.

Lee también: Pandemia duplica el trabajo no remunerado y amplía la brecha laboral

De hecho, la crisis ocasionada por la pandemia de la COVID-19 ha generado un retroceso de una década en los avances logrados en materia de participación laboral de las mujeres, de acuerdo con el Informe Especial COVID-19 N⁰9: La autonomía económica de las mujeres en la recuperación sostenible y con igualdad realizado por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

El documento explica que el impacto negativo en la ocupación y condiciones laborales de las mujeres se refleja en su “contundente salida de la fuerza laboral” para atender las demandas de cuidados en sus hogares.

Sobre el mismo tema, el Laboratorio de Innovación de Género del Banco Mundial (LACGIL) indica que, para las mujeres de América Latina y el Caribe, la probabilidad de quedar desempleadas fue de un 44% más alta que para los hombres. Esta diferencia se hizo presente una vez que los empleados temporalmente despedidos comenzaron a volver a sus puestos de trabajo y una de cada cinco mujeres no lo recuperó.

__

POB/KPM