La falta de aplicación de protocolos con perspectiva de género aunado a la poca preparación de los agentes investigadores obstaculizan que las muertes violentas de mujeres sean consideradas feminicidios y las víctimas no accedan a la justicia.

En entrevista con Poblanerías.com Jorge Payró, abogado especialista en Derechos Humanos y Enfoque de Género, señala que el trabajo del Ministerio Público resulta ineficiente si no aplica de forma adecuada los protocolos de investigación de feminicidios.

Sabemos hoy en día que, en promedio, 11 mujeres al día mueren en México y de esas 11 mujeres no se tiene un trabajo adecuado para ver cuáles fueron por casos de violencia de género. Entonces, ahí encontramos un primer punto: qué se entiende por perspectiva de género”.

De acuerdo con la Ley para la Igualdad entre Mujeres y Hombres, la perspectiva de género se refiere a la metodología y los mecanismos que permiten identificar, cuestionar y valorar la discriminación, desigualdad y exclusión de las mujeres.

Es decir, no investigar con perspectiva de género puede recaer en el uso de estereotipos y culpabilizar a las víctimas.

Un estudio sobre la actuación de la Fiscalía del Estado de México para investigar feminicidios, elaborado por Amnistía Internacional, indica que ante la muerte de una mujer, las autoridades no indagan de forma suficiente y no siempre se examinan todas las líneas de investigación posibles.

Tampoco llevan a cabo diligencias suficientes para demostrar la culpabilidad de los sospechosos, ni aplican de forma adecuada la perspectiva de género.

Lee también: En qué casos el asesinato de una mujer es feminicidio

Todo esto, puede llevar a la pérdida de evidencias que acrediten el tipo penal del feminicidio. Estas prácticas, alerta Amnistía Internacional, se replican en la mayoría de las Fiscalías estatales del País.

Al respecto, Jorge Payró comenta que, si no se logra sensibilizar a las autoridades para que investiguen bajo este enfoque, no se puede garantizar el acceso a la justicia y recordó la sentencia emitida por la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) en la que ordena que, toda muerte violenta de una mujer, debe investigarse con perspectiva de género.

Violencia contra las mujeres
Imágenes de archivo de la marcha del 8M en Puebla. (Foto: Karen Mojica)

Dicha sentencia obliga a las autoridades a emplear la perspectiva de género como herramienta para verificar si en dicha muerte existen razones de género.

Disparidad en cifras

La relación entre los feminicidios y las sentencias dictadas en contra de quienes asesinaron a mujeres es baja, de acuerdo con el informe “Impunidad en homicidio doloso y feminicidio en México: Reporte 2020”, elaborado por la organización Impunidad Cero.

En dicho reporte, se estima que solo cinco de cada diez feminicidios que ocurren en México son esclarecidos, y abre la puerta a que el número sea menor si se toman en cuenta aquellos casos donde la muerte de una mujer no se investigó con perspectiva de género.

Para Jorge Payró esta impunidad es producto de la falta de aplicación de protocolos, desde las autoridades policiales, que son las primeras en llegan al lugar de los hechos y que están obligadas a resguardar la zona y cualquier indicio de prueba; hasta las penales, cuando se trata de impartir justicia, con todos los elementos recabados.

Esta disparidad en las cifras también es propiciada por las mismas emisoras de estadísticas considera Payró, pues muchas veces los datos mostrados por las Fiscalías no coinciden con lo reportado por el Sistema Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP).

Los datos son los que nos permiten mejorar los procedimientos, los protocolos, las políticas públicas. Si estos datos no son fidedignos, la realidad es que esos deseos de mejora no los vamos a llevar a buen puerto”.

En el caso de Puebla, los datos publicados de enero a octubre de 2021, publicados por la fiscalía General del Estado coinciden con los reportados en el SESPSP, al contabilizar 31 feminicidios en dicho periodo.

Sin embargo, recuentos hemerográficos indican que al menos 52 mujeres han tenido una muerte violenta, es decir 21 más de los que “oficialmente” se informa. En 2020, la FGE reportó el asesinato de 133 mujeres; de esta cifra, 52 se investigaron como feminicidio y 81 por homicidio doloso.

Sentencias por feminicidio en Puebla

El delito del feminicidio en Puebla se tipificó en el Código Penal del Estado en el año 2013. Desde entonces, se han abierto 207 carpetas de investigación por este delito, según datos de la propia Fiscalía y el SESNSP.

No obstante, de ese total, el Tribunal Superior de Justicia del Estado solo reconoce siete sentencias públicas relacionadas con perspectiva de género pero no todas están relacionadas con feminicidio.

Jorge Payró explica que este tipo de sentencias solo se pueden publicar cuando quedan con carácter firme, es decir, ya no tienen posibilidad de acudir a otra instancia, inclusive al juicio de amparo.

Violencia contra las mujeres
Imágenes de archivo de la marcha del 8M en Puebla. (Foto: Karen Mojica)

De las siete sentencias públicas, cinco son condenatorias y dos absolutorias. En las condenatorias, solo tres son por feminicidio, en las que se dictaron penas de 26, 27 y 40 años de prisión contra el feminicida.

Dos sentencias más son por los delitos de: homicidio calificado y homicidio calificado en grado de tentativa.

Las otras dos sentencias restantes son absolutorias: una por feminicidio y otra por secuestro. En estas se exhiben fallas en la investigación de la Fiscalía.

Lee también: En Puebla ocurre un feminicidio cada 4.6 días: OVSG

Por ejemplo, en la sentencia por secuestro, se expone que la Fiscalía no aportó pruebas de cargo suficientes para acreditar el delito pues, en la narrativa, el fiscal no precisa la existencia de actos del acusado para privar o restringir a la víctima de su libertad, solo relata la forma en que pudieron haberla asesinado.

En la sentencia absolutoria por feminicidio, la Fiscalía no aportó pruebas que abonaran a su teoría sobre el asesinato; el informe presentado sobre las lesiones del cadáver no coincidió con los testimonios que presentó, ni con el reporte forense, por mencionar algunas deficiencias.

Al respecto, Jorge Payró comenta la omisión por parte de las autoridades para explicar qué es la perspectiva de género abona, en gran parte, a la mala clasificación del delito de feminicidio, que es el que coadyuva a visibilizar la situación de violencia de género.

La publicidad de las sentencias es uno de los principios de todo proceso y está establecida en el Artículo 4 del Código de Procedimientos Penales del Estado de Puebla. No obstante, en el estado no existe aún un registro homologado público y disponible para la consulta de cifras y casos de feminicidio.

Creemos que el tema de género debería ser uno de los puntos más específicos donde se dé la publicidad porque es aquí donde podemos ver si las autoridades judiciales tomaron en cuenta los lineamientos que caracterizan al tipo penal de feminicidio”.
El abogado señaló que la publicidad de las sentencias está sustentada tanto en otros ordenamientos a nivel nacional, en materia de transparencia, y es necesario contar con información de este tipo de sentencias que tienen un carácter de interés público.
Texto y entrevista: Lizeth Flores Jácome
Análisis de sentencias: Karen Mojica y Pamela Camacho

 

 

--
POB/LFJ