Desde hace 85 años, en San Pedro Cholula, Puebla, se produce sidra natural y artesanal, gracias a que en 1936, don Ramón Blanca Amador, inició con la producción.

Esta producción de sidra poblana ha dado paso a lo que actualmente al Museo La Barrica y a la empresa Copa de Oro, que se que se ha convertido en un referente a nivel nacional.

En entrevista con Poblanerías, Alejandra Toxqui Carranza, gerente de ventas de Bodegas Copa de Oro, indicó que, en época decembrina, alcanzan una producción de alrededor de 300 mil cajas de sidra, con aproximadamente 24 botellas cada una.

Estas botellas de sidra son comercializas en el estado de Puebla y a nivel nacional e internacional.

Comenta que, 95% de la producción se vende en territorio mexicano, sobre todo en la parte centro y sureste del país, en sus distintas presentaciones:

  • Ámbar
  • Rosada
  • Palencia
  • Renetta
  • Sin alcohol
  • Viking cider
  • Reserva especial
  • Caracaya
  • Fiambalá
  • Calvador

También, con las mismas manzanas, hacen otros productos como: vinagre, puré, y manzanas a la grosella. Y, sin esta fruta, venden: salsas, rajas para nachos, pipián verde, champiñones al ajillo, chipotles en escabeche, huitlacoche y manchamanteles.

Sidras
Sidras Viking Coder, Delizzi, Caracaya, y vinagre de manzana. (Foto: Juan Carlos Sánchez Díaz/Express Media)

¿Cómo se hace la sidra?

Todo comienza en la molienda con la recepción de manzanas, provenientes de Santa María Acatepec y San Salvador El Seco, las cuales pasan por un canal donde son lavadas con agua clorada y se trasladan al molino, explica a Poblanerías Adriana Rojas, asistente de producción.

Canal en molienda de sidra
Por este canal, entran las manzanas para ser lavadas y proceder a la siguiente área. (Foto: Juan Carlos Sánchez Díaz/Express Media)

Posteriormente, con la pulpa de dicha fruta se hacen capas entre rejillas de madera y tela en una prensa, con el propósito de extraer el jugo que se envía a enfriar y luego va al área llamada mostos. La cáscara y restos que quedan, no se desperdician, sino que se regalan para alimento de ganado.

Prensa de manzanas
En esta máquina, se ponen las capas de pulpa de manzana, para extraerles el jugo. (Foto: Juan Carlos Sánchez Díaz/Express Media)

Según explica Heriberto Morales, encargado del área de mostos, donde se ubican las barricas –hechas de robe blanco francés y con capacidad de 3.6 millones de litros de almacenamiento–, en su área se coloca el jugo frío y comienza la fermentación de forma natural y artesanal.

Baricas
Barricas hechas con roble blanco francés, donde se fermenta el jugo de manzana. (Foto: Juan Carlos Sánchez Díaz/Express Media)

Aproximadamente, el jugo se almacena en las barricas durante uno o cuatro años según la variedad, con ese líquido se obtiene la base para hacer las distintas presentaciones de sidra.

Te puede interesar: Sidra poblana: imperdible en la época decembrina
Sidra
Demostración con base de manzana fermentada. (Foto: Juan Carlos Sánchez Díaz/Express Media)

Por ejemplo, está la Viking Cider, que es una cerveza de manzana, con sabor semiseco único a manzanas veraniegas y color cristalino, en presentación de 290 mililitros y con graduación alcohólica de 7.5%.

O la sidra ligera en distintos tipos, como: ámbar (la tradicional) y la rosada. También entre estos, está la que es sin alcohol, ideal para niños y personas que no les gusta o no pueden consumir bebidas embriagantes. Esta es solo jugo de manzana gasificado, de color dorado, con aroma fresco a manzana.

Otro de sus productos a base de manzana, es la sidra Palencia, de color ámbar o en presentación de color dorado también, con añejamiento de un año, volumen de 3.3 y 4.2%, respectivamente.

Una vez listo el tipo de producto, avanza a la siguiente parte, que es la gasificación para que tenga la característica espuma. Después, pasa a donde las botellas vacías son lavadas por última vez antes de ser rellenadas, cerradas, etiquetadas y selladas, para dejarlas listas a la distribución y venta.

Sidra Copa de Oro
(Foto: Juan Carlos Sánchez Díaz/Express Media)

La forma idea de tomarla es dejarla enfriar previamente en el refrigerador, y si sobra se debe tapar correctamente y colocar la botella en la parte baja del refri, pero hay que tomarla en los días siguientes, para mantener los sabores, según explica Heriberto Morales.

Sidra Copa de Oro
Copa de sidra ámbar. (Foto: Juan Carlos Sánchez Díaz/Express Media)

Un recorrido por el Museo La Barrica

Este museo fue creado para que las personas puedan asistir a degustar productos en un espacio con mesas y sillas, así como conocer la trayectoria de Bodegas Copa de Oro en videos que se colocan en una pantalla. En ocasiones, también hay música en vivo.

Sala en Museo La Barrica
Lounge para degustar sidra en el Museo La Barica. (Foto: Juan Carlos Sánchez Díaz/Express Media)

Además, hay distintos artículos que plasman la historia de cómo comenzó a producirse la sidra en Cholula, quiénes participaron a lo largo de los años, y artículos que se usaban antes en los distintos procesos, también hay imágenes de la familia fundadora.

Máquina para hacer sidra
Máquina para hacer sidra que se utilizaba al inicio en las Bodegas Copa de Oro. (Foto: Juan Carlos Sánchez Díaz/Express Media)

El acceso a La Barrica es gratuito, aunque también se puede hacer un recorrido en el interior de las bodegas, cuyo costo de recuperación es de 30 pesos por persona; este incluye una pequeña degustación, la explicación del funcionamiento y procesos que se efectúan, y finalmente hay oportunidad de preguntas y respuestas.

Te puede interesar: Regalos poblanos que puedes dar en Navidad

Quienes deseen acudir al recorrido deben hacer una cita previa al 800 225 1000, reuniendo al menos 10 personas para que la visita se pueda realizar. Posteriormente, pueden ir a Bodegas Copa de Oro, ubicadas en 3 Sur 904 Col. Centro, San Pedro Cholula, Puebla.

Producción de sidra
Explicación en recorrido dentro de la fábrica de Bodegas Copa de Oro, sobre el funcionamiento de las máquinas de envasado. (Foto: Juan Carlos Sánchez Díaz/Express Media)

En el mismo museo, se encuentra un mostrador donde se pueden pedir las bebidas para consumir allí mismo, o para llevar y poder beberlas en las fiestas decembrinas, por ejemplo.

En cuanto a los costos, la botella tradicional ámbar cuesta 79 pesos, la rosada 89 pesos, y la versión sin alcohol cuesta 63 pesos, o reservas especiales en 159 pesos, de 680 mililitros. También hay presentaciones individuales, como vinos en 26 pesos. En otros productos, los precios varían, explica Alejandra Toxqui Carranza.

Mostrador en Bodegas Sidra Copa de Oro
Mostrador en Bodegas Sidra Copa de Oro. (Foto: Juan Carlos Sánchez Díaz/Express Media)

Un vistazo al Museo y Bodegas Copa de Oro


 


Texto: Karen Mojica
Fotos: Juan Carlos Sánchez Díaz


--
POB/LFJ