La Comisión de Derechos Humanos de Puebla (CDHP) anunció que comenzaron una investigación en el CERESO de San Miguel tras darse a conocer que el cadáver de un bebé fue encontrado en un basurero del centro penitenciario.

El anuncio fue hecho a través de un comunicado, en el cual informaron que se ha dado inicio a la investigación por oficio y que hasta el momento no han recibido alguna denuncia por el caso.

Asimismo, indicaron que los visitadores adjuntos de Derechos Humanos comenzaron la investigación a través de entrevistas, solicitudes de información a las autoridades penitenciarias y visitas al reclusorio.

Los visitadores adjuntos son personas que laboran en la Comisión de Derechos Humanos y se encargan de identificar las condiciones en las cárceles del estado de Puebla.

Lee también: Cárceles de Puebla reprueban revisión de Derechos Humanos

Además de la Comisión de Derechos Humanos, la Fiscalía General del Estado de Puebla también comenzó una investigación propia para esclarecer los hechos.

Dentro de las diligencias, el personal de la CDH buscará ubicar a los familiares del bebé fallecido para brindar acompañamiento y asesoría, así como para identificar las responsabilidades que pudieran tener servidores públicos en este caso.

La carpeta de investigación está identificada con el número ID240309 y en cuanto tengan los resultados se publicarán en sus diferentes canales oficiales.

El caso que busca esclarecer la CDH

El cadáver del bebé fue encontrado el pasado miércoles 12 de enero en un basurero al interior del penal de San Miguel en la capital poblana.

Sin embargo, de acuerdo con reportes, el bebé habría ingresado al penal desde el 5 de enero, desconociéndose con exactitud cuándo perdió la vida.

Además, el bebé presentaba un corte en su estómago, en el cual aparentemente habrían ingresado droga para venta y consumo dentro del penal.

--
POB/RPC