El no dormir bien, tiene afectaciones a la salud, específicamente en la calidad de vida de las personas, debido a que juegan un papel importante en el desarrollo de enfermedades cardiovasculares, metabólicas, e incluso una menor esperanza de vida, siendo un problema de salud pública.

De acuerdo a Margarita Reyes Zúñiga, psiquiatra especialista en trastornos del sueño de la Clínica del Sueño del Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER), el 95% de los casos de insomnio está asociado a trastornos de ansiedad y depresión, mientras que el resto, puede tener alguna causa médica, como enfermedades respiratorias.

Una noche de mal sueño o privación del sueño, toma al organismo una semana en recuperarse, explica. Entonces, si son más las ocasiones en las que la persona no duerme las horas que debe, le tomará más semanas recuperarse.

Lo anterior debido a que el sueño es un proceso que nos permite descansar y recuperarnos física y mentalmente, siendo una de las funciones del cuerpo más importante, de acuerdo con la Fundación del Sueño de Estados Unidos.

Te puede interesar: Trastornos de sueño representan un problema de salud pública

De hecho, José Halabe Cherem, académico de la Facultad de Medicina (FM) de la UNAM, asegura que prácticamente toda la población presenta insomnio en alguna etapa de su vida, además entre el 30 y 40% lo tienen de forma permanente.

Asimismo, explica que el no dormir bien no solo repercute en que el cuerpo se sienta más cansado, sino que también afecta el desempeño laboral, y justamente acelera el surgimiento de enfermedades metabólicas, así como redúcela expectativa de vida.

Debido a esto, no utilizar el tiempo debido para descansar en las noches, puede llegar a desarrollar obesidad, aumentar la descomposición de los diabéticos o los problemas cardíacos, también desarrollar desórdenes psiquiátricos y disminuir la función inmune.

Algunas recomendaciones para dormir bien, son:

  • Acostarse a la misma hora cada noche y levantarse a la misma hora cada mañana.
  • Realizar actividad física moderada algunas horas antes de irse a la cama.
  • Evitar comidas excesivas antes de acostarse.
  • Evitar la cafeína y el alcohol cerca de la hora de dormir.
  • Evitar la nicotina.
  • Practicar una rutina para dormir relajado.
  • Asegurar condiciones ideales de temperatura, ruido y luz en el dormitorio.
  • Dormir en un colchón y una almohadas cómodos.
  • Apagar los aparatos electrónicos antes de acostarse.

¿Cuántas horas debo dormir?

De acuerdo con la Fundación del Sueño de Estados Unidos, la cantidad de horas que debemos dormir diariamente varía dependiendo de nuestra edad y a continuación te presentamos la recomendación de los expertos:

  • Recién nacidos (0-3 meses).Lo ideal es que duerman entre 14-17 horas cada día, aunque también es aceptable que lo hagan entre 11 y 13 horas. Lo que no se aconseja es dormir más de 18 horas.
  • Bebés (4-11 meses). Se recomienda que duerman entre 12-15 horas. También es aceptable que descansen entre 11 y 13 horas, pero nunca más de 16 o 18 horas.
  • Niños pequeños (1-2). No es recomendable que duerman menos de 9 horas y más de 15 o 16. Lo que se aconseja es que descansen entre 11 y 14 horas.
  • Niños en edad preescolar (3-5)Entre 10-13 horas sería lo adecuado. Los expertos consideran que menos que 7 y más de 12 no sería aconsejable.
  • Niños en edad escolar (6-13).Lo recomendable sería dormir entre 9 y 11 horas.
  • Adolescentes (14-17).Lo recomendable es dormir entre 8 y 10 horas cada noche.
  • Adultos más jóvenes (18 a 25).Entre 7-9 horas al día, y no menos de 6 ni más de 10-11.
  • Adultos (26-64).Lo ideal sería dormir entre 7 y 9 horas, aunque no siempre se logra por las actividades diarias.
  • Adultos mayores (de 65 años).Lo más saludable es descansar entre 7-8 horas al día.

 

__

POB/KPM