OPINIÓN: Bonafont y la ausencia de las autoridades

coloquio-de-los-perros-header

El río Metlapanapa, el manto acuífero que lo rodea y el pozo de 130 metros de profundidad que es explotado todo por Danone/Bonafont le ha generado ganancias, a este corporativo económico mundial, en el último año, por cerca de 4 mil millones de euros en el año 2021.

90 mil millones de pesos. Aún cuando la empresa estuvo cerrada. Y solo en el 2021. Un año, de ganancias solamente, de los 16 que ha usufructuado el uso del agua del valle.

Junto con el auge económico que Bonafont ha vivido y disfrutado desde 2004, las carencias de agua para los habitantes de Juan Crisóstomo Bonilla y anexas han crecido.

Además, los niveles del manto acuático crecieron por mucho en el año que ha estado cerrada la planta.

Bonafont dice que sus actividades no afectan la cantidad de agua y que ellos han cumplido con todas las exigencias jurídicas.

Los habitantes de JCB, dicen que los niveles aumentaron cuando la planta dejó de operar.

La “justicia federal” dicen, determinó que Bonafont debe seguir operando y “madruga” a los habitantes que tenian tomada la planta. Fueron desalojados a partir de las 2 de la mañana del pasado 15 de febrero.

Lee también: 2024: en marcha los proyectos de Puebla

Más allá de de los dimes y diretes de las dos organizaciones involucradas: Bonafont y Pueblos Unidos. Y de la decisión de la “justicia federal”, valdría la pena un estuedio científico que demuestre “técnicamente”, lo que sucede con el agua del Río Metlapanapa, con Bonafont y sin ella.

Por lo pronto, ya El Centro de Estudios del Desarrollo Económico y Social (CEDES) de la BUAP ha entrado al quite. Y, aunque hasta ahora su participación es política, valdría la pena impulsar un estudio científico.

Es cuanto.

--
POB/LFJ