En Puebla la ley sí respalda la legítima defensa, defensa propia o autodefensa, que justifica una conducta sancionada penalmente, eximiendo de culpas a la persona que lo comete, debido a que actúa para salvaguardar su integridad propia.

En el Artículo 26 del Código Penal del Estado de Puebla hay una fracción que indica la exclusión de delitos, es ahí donde entra la legítima defensa, explicó en entrevista para Poblanerias.com, la abogada Ahiramy Bañuelos Rojas, especializada en derecho penal y asesora jurídica en la colectiva Poblana Feminista.

Dicho artículo indica en la fracción IV que, una de las causas de exclusión del delito es:

Obrar el autor en defensa de su persona, de su honor o de sus bienes, o de la persona, honor o bienes de otro, repeliendo una agresión actual, violenta, sin derecho y de la cual resulte un peligro inminente.”

En entrevista con Poblanerías.com la abogada Ahiramy Bañuelos Rojas aclara que, en el caso de la legítima defensa, la víctima puede estar en una situación vulnerable y no haber otra opción más que “repeler la violencia”, pues su integridad, su vida o su libertad sexual está en juego.

Por ello, se puede defender y es posible que incurra en una agresión considerada como delito, que entonces se justifica por las exclusiones mencionadas.

Cartel feminismo
(Foto: Juan Carlos Sánchez Díaz/Agencia La Resistencia).

La abogada penalista recuerda un caso que ocurrió en 2022 en Puebla, cuando Beberly Vega, una joven estudiante de Veracruz, se defendió de su agresor en un coche de servicio de conductor privado. En su intento por defenderse, agredió al hombre y este quiso voltear la situación señalándola como su agresora, finalmente se demostró que ella actuó en legítima defensa.

Para ella aplicó un criterio de exclusión del delito, porque Beberly se vio sujeta a una situación de poder, donde si ella no actuaba (que la acusaban por el delito de lesiones), podía perder su libertad sexual y su vida. Ahí entra la legítima defensa”, explica.

Aunque así lo considera la ley, menciona, no siempre los casos donde se aplica la legítima defensa salen victoriosos.

Te puede interesar: #DefensaFeminista: Uso de gas pimienta es legal en Puebla

Explica que se debe de actuar en defensa propia cuando las personas estén en un peligro inminente, que por ninguna otra vía se pueda detener la agresión, por ejemplo: si se está en peligro de violación o de ser asesinada, e incluso de golpes o si alguien entra a robar a una casa.

En ese tipo de situaciones, la víctima se puede defender golpeando al agresor, o hasta causándole lesiones, pero no con el fin de querer agredirlo, sino de salvaguardar la vida propia.

Perspectiva de género en legítima defensa

Hace hincapié en que la mayoría de víctimas suelen ser mujeres, pues en 2021 los delitos en su contra permanecieron al alza, según datos de la Fiscalía General del estado de Puebla (FGE).

Durante 2021, se abrieron las siguientes carpetas de investigación, tan solo por delitos sexuales:

  • Abuso sexual: 828
  • Acoso sexual: 260
  • Hostigamiento sexual: 55
  • Violación simple: 495
  • Violación equiparada: 429
  • Otros delitos que atentan contra la libertad y la seguridad sexual: Mil 133

Ante este tipo de delitos, las víctimas pueden defenderse de sus agresores y actuar en legítima defensa, luego de esto las autoridades están obligadas a actuar con perspectiva de género.

México está sujeto a varios tratados internacionales, y a varias convenciones, una de estas es la convención sobre la eliminación de las formas de discriminación contra las mujeres, desde 1981. Eso significa que México debe juzgar con perspectiva de género desde hace más de 38 años; sin embargo, los protocolos salieron hace unos tres años”, señala la abogada Ahiramy.

De acuerdo a la Ley General para la Igualdad entre Mujeres y Hombres, la perspectiva de género se refiere a la metodología y los mecanismos que permiten identificar, cuestionar y valorar la discriminación, desigualdad y exclusión de las mujeres, que se pretende justificar con base en las diferencias biológicas entre mujeres y hombres, así como las acciones que deben emprenderse para actuar sobre los factores de género y crear las condiciones de cambio que permitan avanzar en la construcción de la igualdad de género.

Te puede interesar: Autodefensa feminista: apoderarse de una misma y reconocerse libre

Asegura que se debe juzgar con perspectiva de género y no solo tomar en cuenta “lo escrito”, sino que se deben tomar en cuenta lo que señala la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) para juzgar de dicha forma, que es:

  1. Identificar si existen situaciones de poder
  2. Desechar estereotipos o perjuicios
  3. Ordenar pruebas para visibilizar dichos estereotipos o prejuicios
  4. Cuestionar y evaluar el derecho aplicable
  5. Aplicar los estándares de derechos humanos
  6. Evitar el uso del lenguaje basado en estereotipos o prejuicios
La ley no solo se debe tomar en cuenta como letras, tienes que ver todo lo que está sucediendo alrededor de las personas, no solo tomar en cuenta la norma escrita, sino toda la esfera social y cultural de la persona”, reitera.

Exhortó a las autoridades a que capaciten a los servidores públicos para actuar con perspectiva de género, pues es necesario tener sensibilización con los casos delicados, como lo es la violencia. Así como a mujeres, para que conozcan sus derechos.

Asimismo, la abogada penalista explica que las mujeres que deseen recibir acompañamiento o asesoría legal, pueden obtenerlo contactando a la colectiva Poblana Feminista a través de Facebook.

En esta colectiva han implementado un protocolo de ayuda extrajudicial también, si es que no quieren proceder judicialmente contra su agresor.

 

 

__

POB/LFJ