Popularmente comenzaron a llamar “Ley Chancla” a una serie de reformas, que se realizaron en la Ley de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes, en Puebla. Esto, con el fin de prohibir a padres de familia y tutores agredir corporalmente y de forma humillante a los menores de edad “como método correctivo”.

De acuerdo al Congreso del Estado de Puebla, la modificación que se hizo es sobre qué se reconoce como violencia, en el Código Penal estatal (incluido en el Capítulo XIII Del Derecho de acceso a una vida libre de violencia ya la integridad personal), pues ahora se considera a:

Los actos cometidos contra niñas, niños y adolescentes en el que se utilice la fuerza física, incluyendo golpes, empujones, pellizcos, mordidas, tirones de cabello u orejas, posturas incómodas, quemaduras, ingesta de alimentos hirviendo u otro acto que tenga como objeto causar dolor o malestar.

Responde a la homologación con la legislación federal, para evitar que los padres de familia y tutores generen lesiones o hasta pongan en riesgo la vida de los menores de edad.

Es decir, no se trata de una ley que hable exclusivamente sobre este tema, sino de una serie de reformas en un solo capítulo, pese a que popularmente se le comenzó a llamar “Ley Chancla”.

Crianza positiva es esencial

Para UNICEF, es reprobable que las madres, padres y cuidadores naturalizan el uso del castigo corporal y otros métodos autoritarios para educar y criar a sus hijos e hijas, dejando a un lado métodos respetuosos a la dignidad.

En ese sentido, hace hincapié en la crianza positiva, pues señala que es responsabilidad de los cuidadores cuidar y proteger a los menores de edad, sin usar maltrato, castigos físicos, humillantes y crueles, amenazas, gritos, regaños y críticas atemorizantes.

Además, explica que la crianza positiva se trata de prácticas de cuidado, protección, formación y guía que posibilitan el desarrollo, bienestar y crecimiento saludable y armonioso, tanto físico como mental, espiritual, ético, cultural y social de los menores.

Te puede interesar: Trabajo infantil, entre las peores formas de dañar los derechos de los niños

Su crianza es respetando los derechos humanos de niñas, niños y adolescentes. De hecho, desmiente mitos como:

  1. “Con las niñas y niños más vale una nalgada a tiempo”

La responsabilidad de cuidado de niños y niñas debe basarse en preservar sus derechos y respetar sus necesidades. La nalgada no responde a una necesidad de ellas y ellos, es producto de la frustración de los adultos al tratar de detener una conducta.

  1. “La letra con sangre entra”

La letra entra con el respeto, amabilidad y calidez que el profesor prodiga al alumnado. Entra con el ambiente de paz, seguridad y confianza que el docente construye en el aula, condición necesaria para que se activen los circuitos del cerebro que facilitan el aprendizaje.

Otros nombres que le han dado a reformas

No es la primera vez que se le da otro nombre a una ley, entre la sociedad, así como en distintos medios de comunicación, pues es común que se utilice el término para hacer referencia modificaciones.

La ‘Ley Ingrid’ al igual que la ‘Ley Olimpia’ no se refiere a una ley como tal, sino a un conjunto de reformas legislativas que buscan evitar la exposición de las personas ante los medios para proteger la intimidad y dignidad de las víctimas y sus familiares, combatir la violencia mediática de género y su normalización”, ejemplifica el sitio web del Orden Jurídico de México.

Algunos casos han sido:

  • Ley Agnes: Modificaciones al Código Penal del Estado de Puebla, para permitir cambios en identificación oficial por identidad de género autopercibida.
  • Ley Televisa: Modificaciones a al Ley Federal de Telecomunicaciones y de la de Radio y Televisión.
  • Ley Osiris: Es una reforma originada en Jalisco, para castigar a agresores sexuales, no solo con lo ya considerado (como cárcel), sino también quitándoles sus bienes.
  • Ley Manu: Está considera acciones de movilidad y seguridad vial para disminuir muertes viales.

__

POB/KPM