Cascadas San Agustín Ahuehuetla: un edén entre las montañas de Puebla

Aunque popularmente son conocidas como las Cascadas El Aguacate, en realidad se llaman Cascadas de San Agustín Ahuehuetla.

A aproximadamente hora y media de la ciudad de Puebla, se encuentran las llamadas Cascadas El Aguacate, uno de los sitios más recurridos para darse un chapuzón en temporada de calor.

Aunque popularmente son conocidas como El Aguacate, en realidad se encuentran en San Agustín Ahuehuetla, correspondiente al municipio de Huehuetlán El Grande.

Entrar a las cascadas tiene un costo de 50 pesos por persona. Eso incluye la posibilidad de estacionar vehículos en un estacionamiento público, desde donde se comienza la caminata para llegar a las cascadas.

En el lugar también hay otros estacionamientos privados que tiene un costo extra de 30 pesos.

Una vez que se deja el automóvil, los visitantes deben caminar, aproximadamente, tres kilómetros para llegar hasta las cascadas. El camino para llegar está a las orillas de un río, que incluye veredas con ascensos y descensos.

Cascadas El Aguacate
El camino que lleva a las cascadas está a la orilla de un río. (Foto: Juan Carlos Sánchez Díaz / La Resistencia)

Al entrar a la comunidad de San Agustín Ahuehuetla, varias personas se acercan para ofrecerse como guías y acompañan a los visitantes hasta las cascadas, todo a cambio de una aportación voluntaria.

En el recorrido se puede observar la vida que genera el agua, pues grandes árboles de ahuehuetes dan sombra a los turistas que se acercan a las cascadas. Además se pueden observar cultivos de maíz a las orillas del río.

La primera mitad del trayecto está marcado por un camino que se encuentra pavimentado, haciendo muy sencillo caminar entre los árboles y el agua. Sin embargo, la segunda mitad del camino es árida y con mucha tierra; aún así, se identifica muy claramente la ruta a seguir.

Camino Cascada El Aguacate
La mayor parte del camino para llegar a las Cascadas El Aguacate se encuentra señalado con veredas o pavimento. (Foto: Rodrigo Peña/Agencia La Resistencia)

A lo largo de todo el trayecto, existen pequeños puestos donde se puede comprar agua, bebidas isotónicas, cervezas y algunos antojitos como quesadillas o memelas.

A unos 400 metros antes de llegar a las cascadas, comienzan a formarse albercas en el cauce del río, permitiendo que las personas puedan entrar a refrescarse o nadar, dependiendo de la profundidad de cada una.

Una vez llegando a las cascadas, se pueden observar dos caídas de agua. La primera es donde hay una mayor congregación de turistas y con mayor espacio para nadar; mientras tanto, en la segunda, la caída del agua es más fuerte y hay más piedras por lo que hay que tener cuidado para no lastimarse.

Cascadas el Aguacate
Vista aérea de la cascada. (Foto: Juan Carlos Sánchez Díaz / La Resistencia)

Ambas pozas de agua tienen una profundidad aproximada de 14 metros en el punto más hondo, algo que permite a aquellas personas con experiencia, echarse clavados a la fosa.

La zona de ambas pozas es bastante resbalosa, ya que las piedras al estar en constante contacto con el agua se han ido alisando y pueden provocar una caída.

Según los pobladores del lugar, en temporadas de lluvias, los causes de la cascada y del río crecen, por lo que se deben de incrementar las precauciones en el camino y dentro de las cascadas.

Lee también: Cascada de los Pescaditos: un manantial escondido en Puebla

En las Cascadas El Aguacate también hay puestos que ponen a la venta comida, bebidas, e inclusive trajes de baño y flotadores, para quienes los hayan olvidado y no quieran regresar al coche.

Todo el dinero recaudado por las entradas es destinado al Comité Administrativo de la zona, que se encarga de la limpieza, conservación y seguridad en la zona de la cascada.

En la zona no existe cobertura telefónica, por lo que recomendamos avisar a amigos o familiares del tiempo aproximado que se estará en las cascadas.

Cascadas San Agustín Ahuehuetla
En las cascadas El Aguacate también hay puntos donde el agua no supera los 60 centímetros de profundidad. (Foto: Juan Carlos Sánchez/Agencia La Resistencia)

De acuerdo con los pobladores del lugar, cuatro kilómetros más adelante de donde se encuentran las cascadas hay un nacimiento de agua que es el que cae directo a la cascada.

Al ser de una superficie más plana es habitual que los turistas la utilicen para acampar, hacer fogatas y anclar sus casas de campaña.

Recomendaciones para visitar las cascadas

Aquí algunas recomendaciones para que la visita a las cascadas El Aguacate sea la mejor experiencia:

  • Llevar calzado cómodo o botas
  • Llegar temprano, la caminata hasta las cascadas puede tomar hasta 90 minutos dependiendo del ritmo al cual se camine
  • Ser precavido en la caminata. En varios tramos hay piedras y raíces de árboles que pueden provocar una torcedura en el pie
  • Solo entrar a la cascada si se sabe nadar y/o se cuenta con salvavidas, pues ya han ocurrido accidentes
  • Ir en temporada baja, de preferencia, pues en vacaciones incrementa la cantidad de turistas en la zona
  • Usar protector solar y llevar gorra, sombrero, o similares para protegerse del sol
  • No tirar basura, para preservar el lugar.
Cascadas El Aguacate Puebla
Turistas visitan las cascadas El Aguacate para nadar, echarse clavados o descansar. (Foto: Rodrigo Peña/Agencia La Resistencia)

¿Cómo llegar a las cascadas de San Agustín Ahuehuetla?

Desde Puebla Capital existen dos diferentes rutas por las cuales se puede llegar a estas cascadas:

Se toma la carretera a Valsequillo con dirección a Santo Tomás Chautla y se cruza la presa de Valsequillo. Posteriormente, se toma la Carretera a Huehuetlán el Grande. Se circulan 12 kilómetros por dicha carretera hasta tomar una desviación hacia la izquierda que lleva a la comunidad de San Agustín.

En ambas rutas es importante mencionar que se debe pasar la localidad El Aguacate, las cascadas no se ubican ahí.

Además, Google Maps dirige a dar una vuelta varios kilómetros más adelante, pero en la carretera se observan varios carteles que indican la desviación a las cascadas.

Una vez se llega a esta última parte del trayecto se tomará un trayecto de terracería, en el cual no se debe tomar ninguna desviación, pues es "todo derecho".

Estas son las coordenadas con las cuales podrás llegar al estacionamiento de las cascadas:

Algunas de las rutas que se pueden tomar para ir a las Cascadas El aguacate son: Ruta Cuautinchán, Ruta Apango, Ruta RT, Ruta Santa Catarina y RUTA M2. Más información y detalle de rutas, da clic aquí.

Así son las Cascadas de Ahuehuetla



Texto: Rodrigo Peña
Video: Juan Carlos Sánchez 
Fotos: Juan Carlos Sánchez y Rodrigo Peña
Asistencia: Luis Enrique Ordaz


 

 

--
POB/LFJ