OPINIÓN: Checo Pérez, histórico del automovilismo mexicano

A pesar de que Pérez mostró un ritmo consistente durante las sesiones de práctica y calificación, parecía claro el dominio de Ferrari.

bandera-verde-columna-formula-1

Nadie sabe si fue el casco conmemorativo, el orgullo herido después de lo acontecido en Barcelona, o la supuesta renovación de su contrato. El caso es que Sergio Pérez inscribió su nombre en el libro de récords del automovilismo mexicano al conseguir en Mónaco el tercer triunfo de su trayectoria. Con ello superó a Pedro Rodríguez, un histórico a quien le hizo falta tiempo para poner el listón más alto.

En un contexto en el que Fórmula 1 apuesta por llegar a nuevos públicos, la permanencia de Mónaco en el calendario podría estar en duda. Es cierto que el glamour que rodea a ese Gran Premio es inigualable, pero únicamente para quienes pueden asistir.

Para quienes siguen la competencia a distancia, cada vez es más claro que el circuito necesita actualizaciones urgentes para ofrecer al menos algunas acciones de carrera.

Fue en ese contexto que Checo se llevó una sorpresiva victoria. A pesar de que Pérez mostró un ritmo consistente durante las sesiones de práctica y calificación, parecía claro el dominio de Ferrari durante el fin de semana. Un doble podio de los de Maranello era la opción más natural, por lo que no sorprendió solamente la victoria del mexicano, sino que Max Verstappen accedió al podio.

Mucho tuvieron que ver los estrategas de ambos equipos. Mientras que los errores de Ferrari fueron evidentes, poco se habla de la buena estrategia ejecutada por el equipo originario de Milton Keynes. En un contexto climático variable, los de Red Bull supieron elegir los mejores momentos para llamar a sus pilotos a boxes y dejar decidido el Gran Premio en un lapso de seis vueltas.

Te puede interesar: OPINIÓN: Red Bull, el mejor lugar para Checo Pérez

Es pronto para lanzar las campanas al vuelo, pero de momento es prometedor ver al mexicano en el tercer lugar del campeonato de pilotos, a solo 15 puntos del líder. Sin embargo, no hay que dar por perdidos a los pilotos de Ferrari. El auto ha dado muestras de tener potencial no solo para llevarse el campeonato de constructores, sino para ayudar a Leclerc a ganar el campeonato de pilotos.

Pueden contactarme en: [email protected] y en Twitter, a través de:

Cuando cae la bandera verde, las luces del semáforo se apagan y comienza la acción. Espacio dedicado al análisis de Fórmula 1: hechos históricos y actuales sobre los equipos y los pilotos que crean cada Gran Premio.

--
POB/KPM