La Corte Suprema revocó el histórico fallo Roe vs Wade de 1973 el cual garantizaba las protecciones constitucionales federales del derecho al aborto en Estados Unidos.

Con este fallo, el aborto en Estados Unidos podrá prohibirse en los estados que así lo decidan. La votación tuvo cinco posturas a favor y cuatro en contra. De los jueces que votaron a favor, tres habían sido designados por el ex presidente Donald Trump.

Luego de la decisión, el presidente Joe Biden consideró que la Corte estaba cometiendo un “trágico error”; y ahora, se espera que alrededor de 26 estados, la mayoría gobernados por Republicanos, puedan comenzar a restringir el aborto.

Entre estos están: Montana, Idaho, Wyoming, Utah, Arizona, Dakota del Norte, Dakota del Sur, Nebraska, Oklahoma, Texas, Luisiana, Arkansas Misuri, Iowa, Winsconsin, Georgia, Florida.

De acuerdo con medios estadounidenses, 13 Estados ya cuentan con leyes que prohibirán de forma automática el aborto tras el fallo de la Corte Suprema, entre estos: Misuri, Dakota del Sur y Texas.

En contraste, en los estados demócratas como California, Nuevo México y Michigan, los gobernadores han anunciado planes para proteger el derecho al aborto.

Analistas consideran que el fallo puede desencadenar una “avalancha de batallas legales” si los ciudadanos viajan de un estado a otro para abortar o pedir medicamentos abortivos por correo.

Roe contra Wade: el fallo que garantizó el aborto en Estados Unidos

En el histórico caso Roe contra Wade de 1973, la Corte Suprema dictaminó por siete votos a dos que el derecho de una mujer a interrumpir su embarazo estaba protegido por la Constitución de Estados Unidos.

El fallo otorgó a las mujeres estadounidenses el derecho a abortar en los primeros tres meses del embarazo, aunque permitió establecer restricciones en el segundo trimestre y prohibiciones en el tercero.

Fue presentado por “Jane Roe”, una mujer que quiso interrumpir su embarazo de manera segura y legal pero la ley de Texas se lo impedía.

Aborto en Estados Unidos
(Foto: Gayatri Malhotra / Unsplash)

En su fallo, la Corte anuló la ley de Texas y reconoció por primera vez que el derecho constitucional a la privacidad “es lo suficientemente amplio como para incluir la decisión de una mujer de interrumpir o no su embarazo”.

El caso pasó a ser conocido como el que legalizó el aborto en Estados Unidos.

Además, sentó un precedente legal que afectó a más de treinta casos posteriores de la Corte Suprema relacionados con las restricciones en el acceso al aborto.

 

 

--
POB/LFJ