OPINIÓN: Un Ferrari en llamas

bandera-verde-columna-formula-1

Por segundo fin de semana consecutivo, los aspectos de seguridad alrededor de los autos de Fórmula 1 estuvieron en el centro de la conversación.

Después del debate en torno al roll hoop del auto de Zhou Guanyu, tocó el turno al fuego en el auto de Carlos Sainz Jr.

Un aspecto severamente criticado por los fans que observaron la carrera fue la actuación de los oficiales de pista que asistieron al piloto español.

En algunas escenas es posible observar que algunos oficiales “solamente” sitúan los extintores cerca del escape de la pista, hasta que otro “valiente” “se atreve” a auxiliar a Carlos Sainz. Sin embargo, es necesario hacer un análisis con mayor detenimiento.

Antes que nada, es importante resaltar que los oficiales de pista son personas voluntarias que fungen como primeras respondientes.

Algunas de estas personas tienen muchos años de experiencia, mientras que otras pueden encontrarse en su primer año en un circuito. Los roles asignados a cada oficial suelen reconocer estas diferencias.

Es aventurado señalar que los oficiales actuaron con dolo en contra de Carlos Sainz o que se paralizaron por el miedo.

 

En cualquier intervención de Fórmula 1 es necesario seguir los protocolos establecidos, incluyendo que los oficiales no pueden acceder a la pista bajo su propio criterio. Es enorme la lista de accidentes fatales que han ocurrido por ignorar esta regla básica.

Por otro lado, también vale la pena señalar que los pilotos disponen de mecanismos para evitar desarrollos como el que vimos en Austria.

Los primeros que me vienen a la mente son los extintores internos que cada auto tiene, además de la necesaria neutralización del propio auto.

Incluso la maniobra de girar la dirección para que el auto se recargara contra el muro es algo que pudo haber ejecutado Carlos Sainz.

 

En términos generales, es aventurado juzgar a los oficiales de pista cuando no se ha recibido el entrenamiento necesario para ocupar esas posiciones.

Incluso para quienes lo han recibido, analizar estas intervenciones es útil y necesario para identificar áreas de mejora, reconociendo que el deporte motor es impredecible.

Eso sí, tache para los oficiales que, teniendo autos en pista, no se encontraban equipados al 100% para atender intervenciones.

Vimos al menos a un oficial intentando atender el auto sin llevar puestos los guantes adecuados para su rol.

Tanto los oficiales de intervención como los bomberos disponen de equipo especial que debería estar en uso todo el tiempo mientras se encuentren los autos en la pista.

Pueden contactarme en: [email protected] y en Twitter, a través de:

Cuando cae la bandera verde, las luces del semáforo se apagan y comienza la acción. Espacio dedicado al análisis de Fórmula 1: hechos históricos y actuales sobre los equipos y los pilotos que crean cada Gran Premio.

--
POB/LFJ