OPINIÓN: A seis meses del comienzo de la invasión a Ucrania

ANTAR HEADER

En los seis meses transcurridos desde la invasión rusa en Ucrania, los objetivos declarados por los representantes de Moscú han cambiado en varias ocasiones, con tal de justificar una guerra que es injustificable.

El ya conocido discurso “Rusia ayudará al pueblo ucraniano a desatarse de un régimen absolutamente hostil al pueblo”, ya es insostenible. Unos tres meses antes se había dicho algo muy diferente: que el objetivo de Moscú era defender a la población del Dombás.

24 de febrero: “Defensa de la población del Donbás”

Y en su discurso del 24 de febrero, el presidente ruso Vladimir Putin anunció la invasión y la llamó “operación militar especial”; aludió a la supuesta amenaza derivada de que la OTAN continuará extendiéndose hacia el este.

En ese discurso, declaró que el objetivo era “proteger a personas que desde hace ocho se ven sometidas a la tiranía del régimen de Kiev y a un genocidio”. Además, mencionó que llevarían ante la justicia a aquellos que han perpetrado sangrientos crímenes contra civiles. En ese entonces aún aseguraba que Moscú no planeaba ocupar territorios ucranianos.

Marzo y abril: neutralidad de Ucrania

Las supuestas amenazas occidentales, sobre todo la de la OTAN, contra Rusia fueron el tema principal en los discursos de los políticos rusos tras el inicio de la guerra. Afirmaron reiteradamente que Ucrania debía ser neutral.

Poco antes, el 1 de marzo, el ministro de Defensa ruso había dicho por televisión: “Lo principal es proteger a la Federación Rusa de las amenazas militares de países occidentales que intentan utilizar al pueblo ucraniano en la lucha contra nuestro país”.

A fines de marzo, tras haber fracasado la ofensiva rusa en Kiev, se modificó perceptiblemente la retórica del Kremlin. La “desnazificar y desmilitarizar Ucrania” quedó en segundo plano, pero en abril la confrontación con la OTAN y Estados Unidos volvió a ser tema.

El 11 de marzo el ministro de relaciones exteriores de Rusia, Serguei Lavrov mencionó que la operación militar de Rusia ha de poner fin a la desconsiderada ampliación de dominio completo de Estados Unidos y el resto de los países occidentales subordinados en la arena internacional.

Mayo: “El objetivo no es un cambio de gobierno en Kiev”

Tres meses antes de realizar esas declaraciones en El Cairo, Lavrov había dicho que no se pretendía derrocar al presidente ucraniano, Volodimir Zelenski. “No demandamos que se entregue. Exigimos que importe la orden de liberar a todos los civiles y deponer la resistencia”, dijo Lavrov.

El objetivo ruso era “garantizar la seguridad de la gente en el este de Ucrania para que no se vea amenazada por la militarización y la nazificación” explicaba el ministro Lavrov.

En junio y julio se expandió la retórica y la geografía

Serguei Lavrov mencionó la misión de los rusos para “desnazificar y desmilitarizar Ucrania”, para que no emane de ese país ningún peligro ni ninguna amenaza militar para Rusia. Agregó que “no se trata solo de las repúblicas de Donetsk y Lugansk, sino también de las regiones de Jersón y Zaporiya”.

Lavrov no descartó ampliar los “objetivos geográficos” en la guerra contra Ucrania y agregó que no tiene sentido negociar con Kiev “en la situación actual”. En la prensa ucraniana se planteó la sospecha de que Rusia podría “preparara la anexión del sur de Ucrania”.

En agosto sigue habiendo una guerra injustificable

Actualmente, las partes en conflicto, Rusia y Ucrania, apenas mantienen contacto por canales oficiales, y solo conversan para organizar intercambios de prisioneros y de los cuerpos caídos en combate.

Rusia mantiene el contacto y maneja información con la que aparenta tener el control de la situación sin que haya un mínimo de posibilidad –por el momento– de una rendición por parte de Ucrania o una incursión total del ejército de Putin.

Una situación, verdaderamente lamentable por donde quiera que se vea.

Contractor: [email protected]

Twitter: @antarmaa

Pueden contactarme en Twitter, a través de:

Internacionalista por la UDLAP, vicepresidente de Somos Naciones en México A.C. y colaborador del COMCE Sur. Me gustan los libros de historia universal, poesía y tecnología. En mis pasatiempos toco la guitarra acústica. Soy un mexicano comprometido en el desarrollo de un mejor futuro.

--
POB/LFJ