La Casa de Albisúa fue restaurada tras más de 100 años de existencia y remodelada para ser convertida en museo, con la finalidad de preservar la historia de Puebla.

Ubicada en la calle 3 Oriente 209 y construida en el siglo XIX, la Casa de Albisúa fue en sus inicios hogar de la familia Albisúa Fernández, a la que pertenecía Josefina “Pepita” Albisúa, reconocida pintora poblana

La construcción es considerada patrimonio histórico desde 1977 y a lo largo de sus más de 100 años de historia, ha recibido a personajes históricos como el revolucionario ruso Lev Davídovich Bronstein, mejor conocido como León Trotski.

Así mismo, ha pasado por diferentes etapas, desde ser una vivienda hasta convertirse en la oficina del Consejo Estatal para la Cultura y las Artes de Puebla.

Casa de Albisúa
(Foto: Gobierno de Puebla)
Te puede interesar: Elena Garro: la controversial escritora poblana

Amistad entre Josefina Albisúa y Trotski

Después de haber sido exiliado de la ya extinta Unión Soviética y siendo perseguido por el régimen de Stalin, Trotski y Natalia Sedova, su segunda esposa, llegaron a México en 1937.

A su llegada, Trotsko fue recibo por la pareja de artistas mexicanos Frida Kahlo y Diego Rivera, quienes les dieron asilo en la famosa “Casa Azul” en Coyoacán.

Tras problemas con Diego Rivera, Trotsky cambia de domicilio a una nueva casa donde en una ocasión recibió la visita de una joven Josefina Albisúa, quien le había hecho —por encargo— un retrato en miniatura al revolucionario.

Según lo relata el escritor Julio Glockner, en su libro “Un retrato para Trotsky”, libro que cuenta las memorias de Josefina, la pintora mexicana y el político crearon una fuerte amistad, que resulto en las múltiples visitas de Trotsky a la Casa de Albisúa.

La Casa de Albisúa a finales del siglo XX

Tras haber recibido daños estructurales provocados por el Terremoto de Tehuacán el 15 de junio de 1999, la propiedad fue adquirida por la administración de Melquiades Morales Flores, gobernador de Puebla en ese entonces.

Casa de Albisúa
(Foto: Gobierno de Puebla)

Tras haber sido reparada, pasó a convertirse en las oficinas de la Secretaría de Cultura, que después se convirtió en las oficinas del Consejo Estatal para la Cultura y las Artes de Puebla.

La Casa de Albisúa fue utilizada como oficina hasta 2014, cuando la dependencia cambió de locación.

__

POB/KPM