OPINIÓN: ¿Tenemos obligación de cargar con todos los gastos del hogar?

Está el del papel “natural” de proveedor, lo que significa que es nuestra responsabilidad cargar con todos los gastos del hogar.

Edgar ortega

Antes que nada me gustaría recordar el propósito que tienen las nuevas masculinidades.

El objetivo principal es desaprender  lo que tradicionalmente nos han dicho de lo que es varón, esto a través de la reflexión y la autocrítica. Hablar de nuevas masculinidades es que nosotros los hombres nos cuestionemos cuál es nuestro papel en esa forma de vida excluyente dominante, violenta, toda llena de estereotipos autoimpuestos.

Dentro de estos estereotipos está el del papel “natural” de proveedor, lo que significa que es nuestra responsabilidad ser quienes tenemos que cargar con todos los gastos del hogar. Muchos hombres se sienten a gusto con este papel, pues al tener el poder económico se tiene también la posibilidad de tener dominio sobre la pareja, desencadenando así la violencia económica que, de acuerdo con la  Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares (ENDIREH), la sufrió el 27.4% de las mujeres encuestadas.

Te puede interesar: OPINIÓN: La friendzone, un constructo machista

Tratar un tema así en una sociedad en la que los estereotipos y roles de géneros están más que establecidos no es sencillo, por ello proponemos estas recomendaciones:

Primero, para hablar de un tema como es necesario mantener siempre una buen comunicación con nuestra pareja, siempre de manera honesta y respetuosa con lo que el tratar cualquier tema pueda ser abordado sin reservas, en la que ya sea nuestra pareja o nosotros mismos podamos decir lo que sentimos o pensamos sin juzgar y también sin sentirnos juzgados, esto a escueto modo podría entenderse como una relación con madurez emocional.

Ya sea para hablar del tema de los gastos en el hogar o cualquier otro tema, es de suma importancia la claridad y saber que existe la confianza de transparentar nuestros ingresos, los de nuestra pareja y de los gastos. Con este punto de partida podríamos iniciar nuestra conversación sugiriendo una nueva distribución de gastos de una manera más equitativa de acuerdo con los ingresos de cada quien.

Aunque no lo parezca tratar en casa el tema de  la distribución de gastos  contribuye de manera significativa a transformar las relaciones dentro del hogar, construyendo de esta manera espacios más equitativos en los cuales cada una de las personas que lo integran participen me manera equilibrada no solo en las actividades económicas sino también en el resto de tareas del hogar.

Con respecto a las tareas del hogar, de acuerdo el INEGI, en México  2.3 millones de personas realizan algún trabajo doméstico remunerado; de estas el  88% eran mujeres y 12% hombres; mientras que en cuanto al no remunerado el 74% lo realizan mujeres mientras que el 26% lo hacen hombres.

Tener la etiqueta de proveedor nos permite deslindarnos no solo de las tareas del hogar sino también muchas veces hasta de la paternidad.

Como varones, cargar solos con el peso de la economía del hogar genera muchas veces frustración y ansiedad, por lo que en pro de nuestra propia salud física, mental y emocional es preferible  cimentar nuestras moradas ausentes de roles de género, con participaciones equitativas, brindar y recibir apoyo equilibrado sin hegemonías ni desventajas.

Pueden contactarme en Twitter, a través de:

Edgar Ortega es Economista por la BUAP, miembro de iniciativas ciudadanas como Ahora y Sumamos. Especialista en estudios de mercado y política pública. Director general de Methodica y director de proyectos de A&J Consultores. Hijo del patriarcado tratando de deconstruirse.


POB/KPM