OPINIÓN: La política y la mierda en el ventilador

Dice la ley, si queda una brasa viva, puede provocar un incendio que no podrás controlar, e irá de por medio tu carrera en el ámbito de la política.

coloquio-de-los-perros-header

En la disputa por ocupar la silla de gobernador en el 2024, ningún otro estado refiere mejor que Puebla el dicho que ya es famoso cuando de reducir y descalificar a tu enemigo se trata.

Reducir a tu enemigo para ganarle la partida, acusarlo con o sin sustento, sacarle sus trapitos al sol, despotricar de quien quieres reducir o descalificar, acusar con motivo y sin razón, hablar mal del otro sin ningún reparo, eso y seguramente algo más es una estrategia para reducir o ganarle la partida a tu enemigo.

Las otras secundarias consecuencias son, ensuciar un proceso, volverlo complicado, evidenciar ausencias personales, incapacidades y exceso de poder.

En una sola expresión se reducen los últimos tres párrafos: poner la mierda en el ventilador.

Esta estrategia tiene sus riesgos.

Dejar con vida al o a los enemigos impide cumplir con una de las reglas del poder de Robert Green y Joos Elffert, la número 48.

Aplaste a su enemigo por completo, dice la ley 48. Hacerlo polvo, aplastarlo por completo, dejarlo sin vida política. Si queda con un hálito de vida, en la recuperación se volverá más peligroso.

Te puede interesar: OPINIÓN: El Yunque va por el poder

Dice la ley, si queda una brasa viva, puede provocar un incendio que no podrás controlar, e irá de por medio tu carrera en el ámbito de la política.

Procura no abrir varios frentes, pueden unirse y vencerte.

Así es Puebla, sus poderes y sus protagonistas.

Y qué.

Es cuanto.

--
POB/KPM