Realizar un plan familiar de Protección Civil es parte de la cultura de prevención frente a emergencias o desastres. Conocer qué tan segura es la vivienda, evaluar riesgos y tener un protocolo de acción puede ser la diferencia entre la vida y la muerte.

Descrito en la norma de Protección Civil, el plan familiar es una guía para saber qué actividades pueden realizar los miembros antes, durante y después de una emergencia.

Su elaboración es importante porque con él, se puede designar los roles que tendrá cada integrante ante una emergencia, así como los protocolos de acción para salvaguardarse y comunicarse.

Los planes de Protección Civil no son exclusivos para empresas, oficinas o escuelas; en el hogar también pueden existir riesgos que pongan en peligro la vida de quienes ahí habitan se debe saber cómo actuar en un caso de emergencia.

plan de protección civil
Recomendaciones para elaborar un plan familiar de Protección Civil. (Foto: Juan Carlos Sánchez)

En entrevista con Poblanerías.com Eduardo Vargas Ávalos, coordinador general de Portección Civil en el Estado de Puebla, explicó que este plan familiar de Protección Civil es indispensable en cada hogar y forma parte de la cultura de prevención.

Por esa razón, en el plan familiar de Protección Civil se recomienda revisar: el estado de la construcción de la casa, el mantenimiento de las instalaciones de luz, de agua y de gas; así como la colocación del mobiliario, como libreros, repisas, anaqueles, etc.

También se recomienda observar los peligros que puedan estar alrededor de la casa, como transformadores de energía, postes, árboles, ríos o laderas.

Cómo actuar en caso de emergencia

Así, las familias deben establecer protocolos de organización y pensar en qué se tiene que hacer en caso de un sismo, qué se tiene que hacer en caso de un incendio, o bien, qué se tiene que hacer en caso de una inundación, o cualquier otro desastre.

Para empezar, deben organizarse, comenta Eduardo Vargas. Decidir qué hará cada quien y cómo lo tiene que hacer. Por ejemplo, en casos donde ocurre un sismo, el primer servicio en saturarse, o no estar disponible, es la línea telefónica en dispositivos móviles.

En ese sentido, se recomienda establecer una línea de teléfono fija que sea la receptora de mensajes.

Hay que establecer cómo comunicarse, tener una agenda o un teléfono de emergencia. Tal vez a un teléfono de casa al que podamos concentrar nuestra información. Es decir, que todos se reporten a una línea fija para que no se saturen las líneas”, comentó.

En el plan familiar de Protección Civil, también se recomienda conocer las debilidades, fortalezas y necesidades especiales de cada miembro.

Tomar en cuenta quién necesita un medicamento especial, quien tiene restricciones de movilidad y/o discapacidad y de esa forma organizar un plan de cómo se actuará cuando suceda una emergencia.

(Foto: Juan Carlos Sánchez)

Una recomendación más es acordar un punto de encuentro para reunirse en caso de estar separados.

Es decir, tras un desaste, como un sismo, si no se logra establecer una comunicación, los integrantes pueden ir a un “sitio seguro” que previamente han acordado. De esa forma, pueden confirmar que todos están a salvo. Y, en caso de no asistir, el resto de la familia debe dar aviso a los servicios de emergencia para comenzar la búsqueda.

Todo lo anterior, señala Eduardo Vargas, contribuye la labor de los rescatistas y de las brigadas multifuncionales que estén trabajando para rescatar a personas heridas, o bien, iniciar la búsqueda exacta de la persona.

Plan familiar y los simulacros

Otro de los puntos importantes en este plan familiar de Protección Civil es el diseño de rutas de evacuación.

En el plan familiar de Protección Civil se recomienda tener señaléticas de puntos de evacuación, de los lugares de seguridad y los puntos de reunión, pero en casa no se tiene y debe comenzar a generar una cultura para hacerlo, consideró Mario Alberto Ramírez Mauleón, coordinador estatal de socorros para Cruz Roja Mexicana en el Estado de Puebla.

En entrevista con Poblanerías.com mencionó que no solo basta tener elaborado el plan familiar, pues hay que realizar simulacros para implementarlo de forma correcta, pues ante una contingencia, las personas suelen ponerse nerviosas y olvidar lo que tienen que hacer.

El simulacro es un ensayo o práctica de cómo se debe actuar en caso de una emergencia. Realizarlo aporta ventajas como comprobar si las acciones de preparación son eficientes o, de lo contrario, reforzarlas.

Al momento del sismo, todo mundo corre, todo mundo grita, todo mundo se empuja. Y lo que se ha entrenado se pierde. Entonces, entre más continuidad haya [de los simulacros] mejor, porque la gente va a estar consciente de lo que tiene que hacer”, comentó.

En Cruz Roja ofrecen cursos para la elaboración del plan familiar de Protección Civil. El curso se solicita en la coordinación local de capacitación de Cruz Roja (222) 2 13 77 00 extensión 321, donde se dará más información sobre fechas, duración y costo.

(Foto: Juan Carlos Sánchez)

En este curso, las familias pueden conocer cómo elaborar el plan familiar de Protección Civil, cómo analizar los riesgos que hay en casa y cómo actuar ante una situación de contingencia.

Invitaría a toda la población a que se acerquen y busquen este tipo de capacitaciones. Lo que cueste, ya sean 300, 400 pesos, es una inversión que se hace por la inversión suya y la de su familia y eso no tiene precio”, dijo.

Qué debo empacar en la mochila de emergencia

Una de las herramientas que pueden auxiliar a la población en caso de algún evento es la llamada mochila de emergencia.

El propósito de la mochila de emergencia es que, ante algún desastre, las personas tengan a la mano objetos útiles y de valor con los que puedan dejar sus viviendas.

Puedes utilizar alguna mochila escolar que esté en buen estado.

El Centro Nacional de Prevención de Desastres (CENAPRED) sugiere que la mochila de emergencia contenga lo siguiente:

  • Comida y agua
  • Botiquín de primeros auxilios
  • Copia del juego de llaves de tu casa
  • Radio, linterna de pilas y un silbato
  • Ropa
  • Memoria USB con documentos importantes como acta de nacimiento, CURP o alguna identificación; o bien, agrega fotocopias en una bolsa de plástico.
  • También agrega una lista de teléfonos de emergencia por si no puedes acceder a tu celular.
  • Cargador para teléfono celular.
  • Fotos de familiares y mascotas, por si algún miembro llega a extraviarse durante la emergencia.
  • Dependiendo del caso, añade productos específicos como biberones, papillas, medicinas, latas de leche y pañales
  • Cubrebocas

 

 


POB/LFJ