Ya sea que busquemos un colchón individual o un colchón matrimonial, pensar en un modelo nuevo implica una responsabilidad. Se trata del elemento en donde descansaremos para renovar energías y seguir con nuestras responsabilidades.

Esto hace que no podamos tomarnos a la ligera aquello que ponemos sobre nuestras camas, ya que esto impacta directamente sobre nuestra calidad de sueño y nuestra salud. El problema está en no saber bajo qué criterios tomar esta decisión.

A continuación, compartimos las claves para reconocer los buenos modelos de colchón pensando en comprar uno nuevo.

¿Cómo reconocer buenos colchones?

1. Tipo

Lo primero será atender al tipo de colchón, fundamentalmente si se trata de un modelo de resortes o espuma, sea este un colchón individual o matrimonial. La decisión entre uno y otro dependerá en gran medida de nuestro gusto.

Sin embargo, por ejemplo, podemos analizar las certificaciones de la espuma, analizar el valor de su densidad para ver cuántos kilos soporta.

Por otro lado, podemos averiguar de qué material son los resortes, para brindar firmeza y soltura, y cuál es su distribución en el colchón.

colchón nuevo
(Foto: Max Vakhtbovych/Pexels)

2. Firmeza

Luego, lo mencionamos en el punto anterior, el asunto de la firmeza es muy importante. Sobre todo en relación a un colchón matrimonial, que quizás compartamos con alguien más. En este sentido, lo ideal es que no sea ni muy duro ni muy blando.

Un colchón que parezca una roca no nos permitirá dormir, al igual que uno que se hunda demasiado.

Lo ideal es que presente una firmeza media que garantice una buena postura acostados.

3. Telas

Las telas con que los colchones están forrados es un aspecto fundamental, ya que un modelo de calidad permite una buena respiración del cuerpo.

Esto es algo que realmente marcará una diferencia cuando nos acostemos a descansar en nuestras camas.

Como regla general, sea que busquemos colchón para una cama individual o más grande, será evitar las telas sintéticas.

Una buena forma de hacerlo es analizar los porcentajes de cada fibra en su composición.

4. Complementos

Un aspecto muy importante a la hora de pensar en buenos modelos de colchones, es pensar en los complementos que pueden tener.

Sea que busquemos algo para una cama simple o una cama matrimonial, estos elementos tienen que entrar en la ecuación.

Principalmente, más allá de si buscamos un colchón individual o del tamaño que sea, la base es fundamental para su rendimiento.

Luego, podemos pensar mesas de noche, cajoneras y otras muchas opciones más.

colchón nuevo
(Foto: Max Vakhtbovych/Pexels)

5. Necesidades particulares

Finalmente, el que un colchón sea bueno o malo, depende en gran medida del tipo de uso que tendrá.

Por lo que, considerar nuestras necesidades a la hora de dormir, es lo que terminará de definir la decisión acerca de qué usar en nuestras camas.

Calidad de sueño es sinónimo de salud, por lo que debemos pensar en qué factores influyen en nuestro modo de dormir. Pueden ser cuestiones posturales, de articulaciones e incluso dermatológicas, y estas deben guiarnos en la elección.

Luego de lo dicho anteriormente, estamos más que en condiciones de elegir con criterio, tanto si necesitamos colchón matrimonial o uno individual.

 

 


POB/LFJ