Dentro de la información que se reveló con el Guacamaya Leaks, destaca que el Ejército de México vigiló a feministas poblanas de una colectiva creada en 2020, argumentando que “afecta los intereses gubernamentales”.

De acuerdo a información de El Sol de Puebla, a finales de dicho año, integrantes de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), la Fiscalía General del Estado de Puebla y el Gobierno Estatal, se reunieron para discutir la creación de este grupo que defiende los derechos de las mujeres.

En ese sentido, el medio de comunicación expone que, dentro de la Mesa de Coordinación de Seguridad, se mostraron fotografías y datos personales de ocho integrantes de la colectiva, las cuales se integraron en una presentación para exponerla ante los asistentes.

Aunado a lo anterior, la colectiva se catalogó como radical, debido a que así lo consideraron por “fortalecer el movimiento feminista” y “demandar la legalización del aborto”, según se expone.

La información personal de las integrantes de la colectiva fue enviada por correo electrónico a Gilberto Higuera Bernal, fiscal de Puebla; la coordinación de la 25 Zona Militar; personal del Consejo Estatal de Coordinación del Sistema Nacional de Seguridad Pública (CECSNP).

Lee también: 10 logros que ha obtenido el feminismo

Se incluyó la información de los canales por donde se comunican las colectivas feministas, destacando un grupo de WhatsApp con 42 integrantes y aunque este era privado, así como una cuenta en Facebook, el Ejército pudo conseguir su agenda diaria e investigó a las integrantes.

Feministas poblanas
(Foto: Juan Carlos Sánchez/ Agencia La Resistencia)

En ese sentido, Natalí Hernández, directora del Centro de Análisis, Formación e Iniciativa Social, A.C., dijo a El Sol de Puebla que «es refutable» que se dé este perseguimiento a grupos que buscan la defensa de los derechos humanos.

Se produce una narrativa en la que se nos criminaliza por defender nuestros derechos, una narrativa en la que se infunde miedo a mujeres que se organizan”, mencionó.

No solo las colectivas feministas poblanas eran vigiladas por el Ejército, sino que medios nacionales también han expuesto que en todo México se tenían identificados a distintos grupos que defienden los derechos humanos de las mujeres y además tenía intervenida su comunicación.

Además, exponen que la Secretaría de la Defensa Nacional tenía catalogadas a las activistas feministas junto a grupos subversivos, anarquistas y guerrilleros.

Por ello, una de las colectivas, Las Brujas del Mar, externó mediante redes sociales: “las feministas no somos el enemigo a combatir”.

¿Por qué pedir justicia y libertad para las mujeres nos vuelve enemigas del Estado más feminicida de América? ¿Por qué la afrenta contra el movimiento feminista si lo que pedimos es diálogo, escucha, conciliación y resultados por el bien de la mitad de la población del país? Que la valentía de exigir lo justo deje de ser motivo para vulnerar nuestra seguridad e integridad”, expone.

¿Qué es el Guacamaya Leaks?

A finales de septiembre, un grupo de hackers expuso datos sobre las Fuerzas Armadas de distintos países de Latinoamérica, entre ellos México, conocido como Guacamaya Leaks; en estos se incluyen documentos, correos electrónicos y más información considerada confidencial para el Estado.

En el caso de México, el grupo denominado Guacamaya, obtuvo 4 millones 144 mil documentos donde se revela información sobre la Secretaría de la Defensa Nacional, incluyendo principalmente correos electrónicos.

En 6 terabytes de información interna y confidencial, se expone información militar recopilada a lo largo de la última década.

__

POB/KPM