OPINIÓN: La Sedena y el hackeo

coloquio-de-los-perros-header

Se ha puesto de moda el hackeo. Lo ha puesto en el ojo de la tormenta el Grupo Guacamaya, con la penetración y publicación de archivos digitales de la Sedena.

Nada nuevo. Sucede a diario, cada segundo y las víctimas somos todos, no solo dependencias oficiales, grupos políticos, empresas millonarias públicas y privadas, sino cada ser humano que se encuentra en este planeta y que tenga o no acceso a la nube llamada web con cuentas personales.

Nadie se libra de este fenómeno llamado hackeo.

Privacidad es poder”, datos, vigilancia y libertad en la era digital, es el libro que en enero de este 2022 se publicó en México y desde septiembre del 2021 vio la luz en España.

Carissa Véliz es la autora que a lo largo de 299 páginas nos demuestra las formas y objetivos por los cuales somos víctimas del hackeo.

Lee también: La política y la mierda en el ventilador

Es cierto, existen siete tipos o clases de hackeo, no viene al caso citar sus nombres, pero sus objetivos cubren todas las necesidades y objetivos de quienes usan nuestra información para disponer de nuestras voluntades y convertirnos en sus títeres.

En la cuarta de forros del libro de Véliz se lee:

Nos vigilan. Saben qué estás leyendo estas palabras. Gobiernos y cientos de empresas nos espían: a ti y a todos tus conocidos. A todas horas, todos los días… Tienen demasiado poder. Su poder proviene de nosotros…

Los hackers:

Rastrean y registran todo lo que pueden: nuestra ubicación, nuestras comunicaciones, nuestras búsquedas en internet, nuestra información biométrica, nuestras relaciones sociales, nuestras compras y mucho más. … Tiene demasiado poder.

La Sedena, Andrés Manuel López Obrador, Morena, y todo lo que huela a 4ª. Transformación, es noticia. Sus enemigos disfrutan ahora la evidencia del hackeo.

Ellos también, sus enemigos, están hackeados. Y en cualquier momento se pueden convertir en notica.

Por lo pronto, vale la pena leer el libro de Carissa Véliz.

Es cuánto.


POB/LFJ