Una tendencia que ha aumentado en los últimos años es el “sharenting“, una práctica en la que los padres comparten activamente la vida de sus hijos en redes sociales.

Aunque puede parecer inofensivo, los riesgos del sharenting recaen sobre todo en sus hijos, llegando a afectar su bienestar emocional y su seguridad.

Qué es el sharenting

El término “sharenting” proviene de combinar las palabras en inglés “share” (compartir) y “parenting” (paternidad), y es una práctica que se refiere a publicar constantemente información sobre la vida de los hijos como fotos, anécdotas, logros, intereses y momentos cotidianos en Instagram, Facebook y otras redes sociales, o en internet en general.

Aunque no hay un número específico de publicaciones para decir que un padre hace sharenting, cuando un adulto comienza a compartir información centrada en sus hijos cada dos o tres días, ya se puede considerar como esta práctica, por lo que publicar fotos o comentarios de manera ocasional no se considera sharenting.

Riesgos del sharenting
(Foto: Pexels)

Los riesgos del sharenting

Violación de la privacidad infantil

Las fotos y anécdotas que se comparten sobre los niños puede perseguirlos hasta su adolescencia y adultez, ya que desde muy pequeños se está generando su huella digital, causando futuro daños en su reputación y autonomía, llegando a generar sentimientos de vergüenza, ansiedad o preocupación.

Además, los riesgos del sharenting se pueden vivir dentro de la familia, pues en esta práctica no se le suele pedir consentimiento al menor para publicar sobre él, logrando que puedan llegarse a sentir invadidos, dando pie a la posibilidad de afectar la relación padre-hijo.


publicidad puebla
 

Potencial grooming

Otro de los riesgos del sharenting es el grooming. Una práctica digital, o que también se da en entorno físicos, entre adultos en donde se contacta a un menor de edad con el objetivo de “prepararlo” para un abuso sexual.

Compartir detalles específicos sobre la vida de su hijo como su ubicación, su rutina o incluso utilizar hashtags específicos como “la hora del baño” puede exponerlos a este tipo de prácticas, debido a que los depredadores en línea pueden utilizar esta información para acercarse a los menores o señalarlos.

Bullying o ciberacoso

La exposición de los niños en redes sociales puede hacerlos más vulnerables al ciberacoso o a las críticas. Los comentarios negativos o burlas que puedan leer o los ataques que reciban hacia su persona cuando comiencen a utilizar las redes sociales puede afectarlos en su bienestar emocional y su autoestima.

Robo de identidad

Los riesgos del sharenting también se presentan a través de al recopilación de datos. Publicar y compartir constantemente información sobre sus hijos puede facilitar a los estafadores la recopilación de datos personales, aumentando el riesgo de suplantación de identidad e incluso de hackeo, en el caso en donde las contraseñas de sus cuentas se basen en fechas de cumpleaños.

 

 

 


POB/ROO