CIGARROA seis años de la aprobación de la denominada Ley Antitabaco y dos de una aplicación total en la entidad, restauranteros poblanos comenzaron a plantear reformas donde si un comensal infringe la norma, sea éste quien pague –literalmente– las consecuencias.

Luis Carpintero Sáenz, tesorero en Puebla de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (CANIRAC), señaló que los empresarios han enfrentado complicaciones para acatar la legislación vigente en su totalidad.

Indicó que entre otras situaciones, destaca que el consumo de cigarro no ha disminuido y no existen protocolos para evitar que un “cliente” fume dentro de un espacio prohibido en un establecimiento.

Explicó que ante un escenario de ese tipo, además de exponer al personal a insultos y maltratos, y perder ventas, los dueños de los restaurantes corren el riesgo de recibir un operativo sorpresa, que las autoridades sanitarias clausuren el lugar  e impongan multas.

Apuntó que hasta ahora, ha escuchado de –al menos– 15 clausuras de restaurantes por diferentes presuntas violaciones a la Ley General para el Control del Tabaco; sin embargo, desconoció las causas exactas de las mismas.

Subrayó que añadido a ello, los restauranteros apenas han visto un retorno de 50 por ciento en las inversiones hechas para habilitar espacios exclusivos para fumadores, cuyas cifras iban de 500 mil a un millón de pesos.

Flexibilizar la ley

Carpintero Sáenz opinó que la Ley Antitabaco está diseñada con parámetros que sólo los propietarios de grandes cadenas pueden acatar a cabalidad y consideró que sería necesario hacer modificaciones para hacerla más accesible.

Entrevistado por Poblanerías en línea, dijo que en el caso específico de las multas, se ha mencionado la propuesta con autoridades locales y mencionó que también se han detectado asuntos como flexibilizar el tipo de terrazas que deben crearse para fumadores.

Comentó que las ideas han sido bien recibidas; pero reconoció que serán difícilmente adoptadas y validadas en el corto plazo, especialmente, porque se trata de una Ley General, con aplicación en todo México y por tanto, debe discutirse en el Congreso de la Unión.

Tabaquismo, un asunto de cultura

El tesorero de CANIRAC también reflexionó en que el asunto del tabaquismo no sólo es un problema de salud pública, sino un asunto cultural entre muchos mexicanos.

Por ello, consideró que será difícil disminuir la cantidad de fumadores; aunque se prohíba el consumo del cigarro y productos similares en cualquier sitio público.

[toggle title="Entrevista completa con Luis Carpintero Sáenz, tesorero de CANIRAC"][/toggle]

En ese contexto, se debe recordar que la Organización Mundial de la Salud (OMS)  calcula que alrededor de 700 millones de niños (casi la mitad de los niños del mundo) respiran aire contaminado por humo de tabaco.

Además, los resultados de la Encuesta Mundial sobre el Tabaco en Jóvenes, realizada por la OMS y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de los Estados Unidos a estudiantes de 13 a 15 años de edad de 132 países entre 1999 y 2005, muestran que:

  • 43,9% de los estudiantes están expuestos a humo de tabaco ajeno en el hogar.
  • 55,8% de los estudiantes están expuestos a humo de tabaco ajeno en lugares públicos.
  • 76,1% de los estudiantes encuestados dicen apoyar la prohibición de fumar en lugares públicos.

Asimismo, la comisión Federal para la Protección Contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS) asegura que si las tendencias actuales continúan, para 2030, el humo del tabaco afectará a más de ocho millones de personas por año en el mundo.

Ello, asegura la dependencia, provocará infartos, enfisema pulmonar, bronquitis crónica, cáncer de pulmón, de bronquios y de tráquea.

La Ley Antitabaco

Debido a estas cifras el Congreso de la Unión emitió el 30 de mayo de 2008, la Ley General para el Control del Tabaco.

Según la Ley, el incumplimiento Ley será sancionado por las autoridades sanitarias.

“En el caso de lugares 100% libres de tabaco, si se encuentra infringiendo la Ley se le sancionará con una multa de hasta cien veces el salario mínimo general diario vigente”.

La COFREPIS asegura que estos son algunos de los beneficios que ofrecen los espacios libres de tabaco:

  • Reduce la probabilidad de que los empleados enfermen por la exposición al tabaco.
  • Permite aumentar el número de clientes, debido a que es mayor la cantidad de no fumadores en el mundo, quiénes prefieren espacios libres del humo del tabaco.
  • Los alimentos y las bebidas se pueden disfrutar en su sabor y olor originales.
  • Extiende la vida útil de la mantelería, al no dañarse con las sustancias emitidas por la combustión del tabaco.
  • Permite la permanencia prolongada de los clientes, debido a que se evitan dolores de cabeza y ansiedad, generados por el humo del tabaco.
  • Se reducen gastos generados por la compra y limpia de ceniceros y otros enseres requeridos por los fumadores, así como de mantelería quemada.
  • Evita la posibilidad de un incendio accidental por dejar cigarros prendidos descuidadamente.
  • Crear espacios para fumadores requiere de una gran inversión que, de no hacerlo se podría emplear para la mejora del establecimiento.

guia_cumplimiento_lgct (1) by Poblanerías en línea