Xavier Infante, el poblano ganador del Premio Nacional de Voluntariado

Desde los seis años, Xavier ha estado involucrado como voluntario de la Asociación Roguiva.

Con apenas 26 años de edad, Francisco Xavier Montiel Infante dirige la Asociación Civil Roguiva, una organización con 20 años de acción social en Puebla y Tlaxcala, donde han beneficiado a más de 40 mil personas de la región.

Francisco transmite seguridad, habla con conocimiento, pues desde los 6 años es voluntario en la organización. Y aunque sus actividades han ido evolucionando con el paso de los años, esboza una sonrisa al recordar sus inicios en la Asociación Civil que fundó su familia.

Francisco es egresado de la Licenciatura en Biología por la BUAP y ha sabido combinar el voluntariado con sus estudios, los cuales pretende ejercer en un futuro, aunque sin dejar por completo la organización.

Xavier gusta de trabajar los proyectos de la Asociación en comunidades indígenas, campesinos, migrantes y personas en pobreza y pobreza extrema, aunque no lo hace solo, lo acompañan sus familiares y un grupo de incansables voluntarios.

¿Cómo funciona Roguiva?

La Organización Roguiva fue fundada en 1999, siendo una asociación dedicada al desarrollo económico, social, cultural y ambiental de las comunidades, así como a la formación de capital humano y social, por medio del fortalecimiento de la infraestructura productiva y comercial de personas de escasos recursos, de una forma integral y sostenible.

Desde entonces, la Asociación ha sido dirigida por familiares de Xavier, desde la mesa directiva, consejo de directores y voluntarios. Precisamente fue como voluntario donde Xavier empezó su vida en la organización. Con 6 años, tomaba fotografías, ayudaba a colectar firmas y organizar documentos, poco a poco se dio cuenta que Roguiva se convertiría en su forma de vida.

«Roguiva» es una palabra zapoteca que significa Portal Dimensional. En la época precolonial, los indígenas mexicanos creían que existían puertas en el mundo que te llevaban a otros lugares, a otros planetas inclusive este concepto lo mantienen las culturas Nahuas, Coras, Huicholes, Tarahumaras y Mixtecos.

La Organización se centra en apoyar a comunidades rurales que viven una situación de vulnerabilidad, como campesinos, migrantes y personas en pobreza y pobreza extrema a través de 5 programas pilares: Cultural, Medio Ambiente, Salud, Proyectos Productivos y Económico de Sociedades Cooperativas.

Es por ello que surge el nombre, ya que al pasar la puerta que representa la organización buscan que puedan encontrar y desarrollar sus sueños, objetivos y metas con la intención de generar riqueza y bienestar en todos los ámbitos: espiritual, económico, social, familiar y personal.

Foto: Rodrigo Peña / Agencia Express Media

La Organización ha incidido en más de 20 municipios de Puebla, seis localidades de Tlaxcala y una alcaldía en la Ciudad de México, buscando siempre nuevos aliados para apoyar al desarrollo de los individuos de estas comunidades olvidadas.

Premio Nacional Juvenil de Acción Voluntaria y Solidaria

El voluntariado que ha hecho Xavier a lo largo de su vida se verá reconocido el lunes 5 de diciembre, cuando reciba el Premio Nacional Juvenil de Acción Voluntaria y Solidaria, un galardón que se otorga desde el 2008 en el cual el Presidente de la República premia a individuos, grupos sociales y jóvenes.

Junto a otros tres jóvenes, Xavi, como le dicen las personas más cercanas a él, recibirán este premio por las acciones que cada uno ha desarrollado en sus localidades. Xavi espera conocerles para compartir experiencias y poder enriquecer los proyectos a lo largo del país.

Para participar en este premio, Xavier fue convencido por una líder comunitaria de San Andrés Calpan, una de las comunidades donde han implementado proyectos. Posteriormente, él se encargó de llenar la postulación correspondiente con recomendación de la líder, quien consideraba que contaba con el perfil; el resultado: una mención honorífica en la categoría juvenil.

La mención honorífica lo tomó por sorpresa. Francisco Xavier había postulado por el convencimiento de la líder, aunque sin la expectativa de ganar. Es por ello que para Xavier es más gratificante saber que sus acciones están siendo reconocidas, y posteriormente, él lo compartirá con las comunidades de sus proyectos.

El premio ha sido entregado en anteriores ocasiones a grandes representantes de acciones sociales en el país, como Las Patronas, el grupo de mujeres veracruzanas que dan alimentos y apoyo a los migrantes que hacen su travesía al norte del país sobre «La Bestia».

Otros proyectos que han sido galardonados es el de TECHO, una organización que obtuvo ganancias a través de la subasta de artículos de futbolistas durante 2018 para recaudar fondos y ayudar a la reconstrucción de casas de los afectados por los sismos de septiembre que azotaron al país.


Desde muy pequeño estaba involucrándome poco a poco, eso me sensibilizó año tras año.


Xavi recibe este premio honradamente. Aunque sabe que hay muchas organizaciones, o personas que se dedican a apoyar a los demás que no conocen de este premio; es por ellos, que las acciones sociales deberán continuar buscando mejorar comunidades en el país.

Por el premio que recibirá, Xavier es consciente que tanto el premio que recibirá, como el trabajo de la organización no serían posibles de no ser por la participación que las comunidades han tenido a lo largo de los años.

Tras la realización de la entrevista, Xavier nos sorprendió con la noticia que será galardonado con el Premio Estatal de la Juventud el próximo sábado 30 de noviembre, confirmando que el trabajo realizado con la organización ha rendido frutos en la entidad.


Las empresas y su aporte social

Las circunstancias cambian constantemente, no solo para las empresas y gobiernos, también para las organizaciones sociales, al menos así lo percibe Xavier, quien asegura que los apoyos gubernamentales se han reducido, al punto de ser casi nulos.

A lo largo de la existencia de la organización, han podido obtener recursos de diferentes instituciones públicas como SEDESOL, Secretaría de Salud, SAGARPA, SEMARNAT, entre otras, todas ellas a través de convocatorias, las cuales han ido reduciendo sus recursos paulatinamente.

Foto: Rodrigo Peña / Agencia Express Media

Pero esto no ha detenido el labor de Xavier al frente de la Asociación Roguiva, pues han buscado nuevas maneras de obtener financiamientos para continuar con su labor de apoyo social a las personas que lo necesitan.

Para Xavi, con el paso del tiempo, la dinámica de los empresarios ha cambiado para bien, pues muchas de las empresas han cambiado el ‘chip’ y cada vez se acercan más a las organizaciones para replicar proyectos sociales en diferentes comunidades.

Para muchos, este tipo de actividades realizadas por organizaciones únicamente refiere a un interés de evasión impuestos e interés de mejorar la imagen de empresas trasnacionales.

De cualquier manera, considera que estas aportaciones valen de la misma manera para la Asociación y a los pobladores que resultan beneficiados con los programas ejecutados.

Por tanto, Roguiva ha comenzado a buscar apoyos internacionales, consiguiendo capacitaciones en la Embajada de Canadá y buscando conseguir recursos con otros representativos internacionales en nuestro país.

El voluntariado, una forma de vida

Para Xavier, involucrarse poco a poco dentro de la organización a temprana edad, lo llevó a convencerse que era lo que quería continuar por varios años.

Lo que más disfruta de sus experiencias con las diferentes comunidades es la solidaridad, agradecimiento y amabilidad que los pobladores tienen con aquellos que realizan voluntariado.

Inclusive siendo el Director de la Organización, para Xavier es más sencillo convencer a nuevos voluntarios a través de visitas a las comunidades que a través de palabras, pues es una forma de vida.

Xavier no está seguro que continúe realizando voluntariado por el resto de su vida de tiempo completo, pues formar una familia o ejercer la profesión que estudió le reducirían su tiempo disponible. Por lo pronto, Xavier continuará con dedicación las labores de voluntariado sin bajar los brazos.


POB/RPC