El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) adquirió el hospital CIMA para la sustitución del hospital San Alejandro, afectado por el sismo de 2017; sin embargo, nunca obtuvo los permisos ni la planeación para la reconstrucción.

De acuerdo con el informe de la cuenta pública 2018 de la Auditoría Superior de la Federación (ASF), el programa de emergencia para la sustitución del hospital tuvo una deficiente planeación, programación y presupuestación, pues fue licitado sin que se tuvieran estudios de construcción y de calidad. Además, tampoco se tramitaron ni solicitaron los estudios de impacto ambiental.

En 2017, cuando Mikel Arriola era el director, el IMSS destinó 427 millones de pesos para adquirir la propiedad de CIMA y hacer la sustitución. Sin embargo, la obra –licitada en mil 914 millones de pesos– fue suspendida en 2019, luego de que se realizara un dictamen de seguridad estructural donde se demostró que el inmueble presenta daños estructurales.

Con base en el informe, la ASF exhortó al órgano interno de control del IMSS a que “realice las investigaciones pertinentes y, en su caso, inicie el procedimiento administrativo”.

Hace unos días, Zoé Robledo, director del IMSS, informó que será la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) la que realice la demolición y reconstrucción del Hospital San Alejandro.

 

 

--
POB/LFJ