Foto: Agencia Enfoque

La inflación en México registró su nivel más elevado desde el 2000 al cerrar el 2017 con un 6,77%, un resultado motivado por el alza en el precio de los combustibles, informó hoy el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

La tasa de inflación anual quedó en 6,77% al registrar el índice de precios al consumidor (IPC) un aumento de 0,59% en diciembre frente al mes anterior, señaló la institución en un comunicado.

El índice de precios subyacente, considerado un mejor parámetro para medir la carestía general debido a que elimina artículos de alta volatilidad en sus precios, avanzó el 0,42% mensual y dejó la tasa anual en el 4,87%.

México registró una inflación 3,36% el 2016 y del 2,13% en 2015, la más baja de los últimos años.

En enero de 2017, el Gobierno realizó un alza en el precio de los combustibles de entre el 14% y el 20%, el llamado "gasolinazo", que desencadenó una subida generalizada de precios en muchos rubros.

Dentro del subgrupo de bienes y servicios subyacentes, las mercancías aumentaron el 0,32% y los servicios un 0,50%, mes contra mes, alcanzando una tasa anual del 6,17 % y del 3,76%, respectivamente.

La tasa anual de los no subyacentes fue del 12,62%, fruto de un aumento de los agropoecuarios del 9,75 % y en los energéticos del 14,44%.

Al interior del índice de precios no subyacentes, los agropecuarios aumentaron un 1,81% respecto a noviembre y los energéticos y tarifas autorizadas por el Gobierno aumentaron un 0,65 %.

De este modo, la tasa mensual de los no subyacentes quedó en 1,09%.

El índice de precios de la canasta básica, que incluye un centenar de productos de amplio consumo popular, aumentó un 0,66% en diciembre, para quedar en un acumulado anual de 9,61%.

En 2016, la canasta básicas subió un 2,82% interanual.

En 2000, los precios al consumidor tuvieron un alza del 8,96%, y desde entonces hasta este 2017, solo habían superado el 6 % en 2008, cuando la inflación tuvo un repunte del 6,53 %.

El INEGI también anunció que en diciembre el índice de precios al productor, excluyendo el petróleo, subió el 0,46% respecto de noviembre, por lo que alcanzó una tasa anual del 4,65%.

El Banco de México, que ha fijado en 3 % su objetivo de inflación, ha subido en varias ocasiones durante el año la tasa de interés interbancaria, que se ubica en el 7,25%, para contrarrestar la subida de precios y la volatilidad de la moneda nacional.

El banco emisor precisó que la convergencia en el objetivo de 3% anual de inflación será más lenta de lo previsto y se esperan niveles cercanos a esta cifra para finales de 2018, y que fluctúe alrededor de la misma en 2019.

 

 

--
POB/LFJ