El gobierno de China inauguró el puente marítimo más largo del mundo que unirá a Hong Kong con las provincias de Macao y China Continental.

La estructura, que comenzó su construcción en 2009, cuenta con 55 kilómetros de longitud e incluye un puente de carretera sobre las heladas aguas del Río de las Perlas y un túnel submarino.

Para la edificación del puente marítimo, China invirtió 20 mil millones de dólares, suficientes para comprar 400 mil toneladas de acero.

Sin embargo, se prevé que generará ganancias millonarias debido al intercambio comercial y cultural, pues el principal motor está centrado en la unión de Hong Kong y Macao con las nueve ciudades que integran el Área de la Gran Bahía, una iniciativa económica de China.

El faraónico puente, que permite reducir el viaje de 4 horas a 30 minutos, tiene un periodo de vida estimado de 120 años. No obstante, su tránsito estará limitado en los primeros años únicamente para los transportes de carga y pasajeros, por lo que taxis y automóviles privados solo podrán cruzar con un permiso especial.

--

POB/AAG