Este sábado 25 de marzo se realizaron varias marchas en distintas ciudades de Estados Unidos, las manifestaciones tuvieron como motivo exigirle a los gobernantes una mayor regulación con respecto a la venta de armas de fuego.

Después del tiroteo registrado en la escuela Marjory Stoneman Douglas de Parkland, Florida, un grupo de jóvenes estudiantes, sobrevivientes del ataque, familiares y la sociedad inició un movimiento que ha expuesto la necesidad de una mayor regulación a la adquisición de pistolas y rifles.

Bajo las consignas March For Our Lives, y Never Again la mayor de las manifestaciones se dió en la ciudad de Washington, a la protesta acudieron aproximadamente 800 mil personas y entre los oradores estuvo la joven de 18 años Emma González, quién es estudiante y sobreviviente del ataque en Stoneman Douglas donde el 14 de febrero, murieron 17 jóvenes.

Emma pidió 6 minutos y 20 segundos de silencio, el tiempo que duró el ataque en Stoneman Douglas, también mencionó los nombres de todas las víctimas de los ataques.

Emma se ha convertido en una de las figuras más reconocidas en este movimiento, pero en la concentración también participaron familiares de las víctimas, todos los oradores exigieron cambios en las leyes, las cuales hasta ahora permiten la compra de armas con relativa facilidad, y la prohibición de la venta de rifles automáticos.

Los jóvenes recordaron que muchos de ellos se encuentran en edad de participar en las elecciones, y se pronunciaron por votar solamente por quienes estén dispuestos a legislar a favor de un mayor control en la venta de armas de fuego.

La vocería de la Casa Blanca emitió un breve comunicado donde aplaudió «a los valientes jóvenes estadounidenses que pusieron en práctica sus derechos de la primera enmienda» y aseguró que «Mantener a nuestros niños a salvo es una prioridad del presidente».

POB/PSC