Foto: Lydia Cacho

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) reconoció que fueron violentados los derechos humanos de la periodista Lydia Cacho hace 13 años, cuando las autoridades del estado de Puebla detuvieron a la autora del libro «Los demonios del edén», libro que denunció en 2005 una red de trata y explotación infantil en el estado de Quintana Roo.

El Comité de Derechos Humanos del organismo internacional emitió una resolución que exige al Estado mexicano reparar el daño a la periodista, procesar a los responsables de las violaciones cometidas y derogar de los códigos penales los delitos de difamación y calumnias.

La periodista, defensora de los derechos humanos y escritora fue detenida por detenida en el estado de Quintana Roo y trasladada hasta el estado de Puebla, un trayecto de 20 horas, durante el cual no se le permitió comer ni comunicarse con nadie.

Jan Jarab, representante en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos dio a conocer este histórico primer dictamen contra México.

«Es sumamente importante y de gran relevancia porque es un caso emblemático y porque las violaciones siguen repitiéndose 13 años después».

Por su parte, Lydia Cacho celebró este dictamen, que reconoce que fue torturada, víctima de violencia de género y de una detención arbitraria.

«Este es un éxito y un triunfo de la capacidad de la sociedad para llegar a instancias internacionales y una muestra de la incapacidad de las instancias nacionales para hacer su trabajo».

POB/PSC