La NASA informó que la sonda exploratoria multiplanetaria Voyager 2 entró al espacio interestelar, convirtiéndose así en el segundo objeto creado por el hombre que más lejos ha llegado en el espacio.

La Voyager 2 salió de la heliosfera, la burbuja protectora de las partículas y los campos magnéticos creados por el Sol.

Los científicos de la misión determinaron que la sonda cruzó el borde exterior de la heliosfera el 5 de noviembre. Este límite, llamado heliopausa, es donde el viento solar caliente y tenue se encuentra con el medio interestelar frío y denso.

Su gemela, la Voyager 1 , cruzó este límite en 2012, pero la Voyager 2 lleva un instrumento de trabajo que proporcionará observaciones únicas de la naturaleza de esta puerta de entrada al espacio interestelar.

El Voyager 2 ahora está a un poco más de 11 mil millones de millas (18 mil millones de kilómetros) de la Tierra. Los operadores de la misión tienen comunicación con la Voyager 2, pero la información, que se mueve a la velocidad de la luz, toma aproximadamente 16.5 horas para viajar desde la nave a la Tierra. En comparación, la luz que viaja desde el Sol tarda unos ocho minutos en llegar a la Tierra.

La NASA explicó que, las dos sondas brindan una visión detallada de cómo nuestra heliosfera interactúa con el constante viento interestelar que fluye desde más allá. Se alimentan con calor de la descomposición del material radioactivo, contenido en un dispositivo llamado generador de radioisótopos.

 

 


POB/LFJ