OPINIÓN: Y en México la realidad no cambia

andres-solis-columnas-headers-poblanerias

Andrés Manuel López Obrador se equivocó de enemigo”, dijo Jordi Cañas, diputado ante el Parlamento Europeo, al referirse a la carta de respuesta que envió el presidente mexicano al exhorto para proteger a periodistas, según una nota publicada en algunos medios nacionales.

La respuesta del eurodiputado se da horas después de que el embajador de Estados Unidos en nuestro país, Ken Salazar, se reuniera con colegas que se encuentran cobijados por el Mecanismo de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas de la Secretaría de Gobernación.

Y estas declaraciones se suman a otras que en las últimas semanas se han emitido fuera del territorio nacional ante la situación de violencia que enfrenta el periodismo en México desde hace dos décadas, pero que ha ido empeorando en los últimos años.

Lee también: OPINIÓN: Normalización de la violencia

El presidente de México les responde, pero pensando más en que su mensaje lo reciban aquellas personas que votaron por él y que son parte de su capital político; es una estrategia de comunicación.

Las palabras del eurodiputado de origen español Jordi Cañas pueden tener su parte de razón cuando dice que López Obrador se equivocó de enemigo se equivocó por haber iniciado una discusión innecesaria.

El problema es que Cañas piense que en este debate existan enemigos. El problema es pensar que el presidente de México quiera encontrar enemigos o alguien le quiera decir que tiene enemigos.

Lee también: OPINIÓN: Derechos lingüísticos, un pendiente de los medios

El problema es que estas discusiones nos alejan, una vez más, del tema central, que es el clima de violencia en contra del ejercicio profesional del periodismo.

Hace unos días iniciaron las mesas de análisis para llevar al Congreso una nueva ley de protección que busca fortalecer al Mecanismo y mejorar los esquemas de protección. Estas mesas, convocadas por la propia Secretaría de Gobernación han avanzado bien en general, pero no han recibido los reflectores ni de medios ni del propio gobierno.

Estas mesas son un huevo que sí deberían cacarear, pero la discusión se diluye por la retórica y el intercambio de reclamos de quienes poco aportan.

En días recientes hemos visto un incremento de hechos violentos a plena luz del día y en plena vía pública en Colima, Zacatecas, Michoacán, Sonora, Tamaulipas, Morelos, Jalisco y más. En este contexto es cada vez más visible la ausencia de las y los periodistas, ante el riesgo que representa una cobertura de esta naturaleza y ante ausencia del poder público que garantice nuestra seguridad para poder hacer este trabajo.

La preocupación, señor Jordi Cañas, no es si el presidente se equivocó de enemigo; la preocupación es que el periodismo mexicano sigue teniendo los mismos enemigos desde hace casi un cuarto de siglo.

Pueden contactarme en Twitter, a través de:

Andrés Solís A. es periodista, autor del “Manual de Autoprotección para Periodistas” y de la “Guía de Buenas Prácticas para la Cobertura Informativa sobre Violencia”.


POB/RPC